Noche de las velitas, una fiesta en honor a la Virgen María

velitas GD

La celebración de la tradicional Noche de las Velitas, que se celebra este siete de diciembre, es un homenaje a la Virgen María y una invitación a estar unidos y a orar en familia.

Así lo recuerda el padre Jaime Restrepo Saldarriaga, Director del Departamento de Matrimonio y Familia, de la Conferencia Episcopal de Colombia, en el comienzo de las festividades de la Navidad.

"La noche de las velitas es una tradición muy antigua en la Iglesia, originada en el siglo cuarto o quinto cuando se declaró un dogma de la maternidad de la Virgen María. El pueblo de Dios, el pueblo creyente, rodeó a los obispos que estaban reunidos para apoyarlos e hicieron una manifestación con luces precisamente para indicar ese gran misterio que es Dios, que en la persona de Jesús viene a orientar nuestro camino, en el que interviene especialmente la Santísima Virgen María", precisó el padre Restrepo Saldarriaga.

"En la revelación cristiana y en la reflexión posterior de la Iglesia se interpreta que el hijo de Dios, que viene a rescatarnos del mal llega precisamente a nosotros a través de alguien que está preservado del mal, liberado del mal y llena de gracia, que es la Santísima Virgen María.

Nosotros conmemoramos ese acontecimiento y damos gracias a Dios a través de las velitas. Las velitas es un homenaje a la Virgen María que ha dicho SI al plan de Dios", dijo el sacerdote.

Aseguró que "es muy conveniente" acompañar el acto de prender las velas con el rezo del Santo Rosario en familia. "Siempre se ha dicho que familia que reza unida permanece unida. La Santísima Virgen nos garantiza esa unidad familiar y nos acompaña y nos apoya con su intercesión", agregó.