Domingo de Resurrección: ¡Cristo está vivo!

A lo largo de todo el año litúrgico nos preparamos para este día. Cada uno de los domingos del año, son el eco del gran Domingo de Resurrección. Es el día en que se ven cumplidas todas las promesas que hizo Jesús en su vida pública y en su predicación, porque ha vencido a la muerte dándonos la salvación y la vida eterna para siempre.

Toda la semana hemos acompañado de cerca a Jesús en su pasión y muerte que tienen su culmen en la resurrección, signo del gran amor del Padre, quien ha entregado a su Hijo por la redención de nuestros pecados.

Iniciando con la Vigilia Pascual, llegamos al Domingo, el momento más importante de la Semana Santa, que abre el tiempo pascual. "Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe"(1 Co 15, 14).  Durante una semana, que estaremos viviendo como un solo día, recordaremos lo sucedido el domingo. Luego, durante los siguientes 50 días, nos mantendremos en sintonía de resurrección, hasta la fiesta de Pentecostés, para luego seguir conmemorando el resto de domingos del año, esta gran muestra de misericordia de Dios a la humanidad.

Por esta razón, la invitación en este día es a participar con alegría de la celebración eucarística y hacer propia esta resurrección en nuestra vida; a salir al encuentro de los hermanos especialmente de los más necesitados y a convertirnos en discípulos misioneros, anunciando al mundo que Cristo está vivo. 

Posted by editorCEC1

Ingresa