Esperar a Jesús que vino y que vendrá: el adviento y la vida creyente

La invitación más recurrente durante este tiempo de adviento, con el que damos inicio al año litúrgico en nuestra Iglesia, es a permanecer vigilantes, a estar preparados (Mt 24, 42). ¿Por qué hemos de permanecer vigilantes? ¿Para qué debemos estar preparados? En el marco de nuestra fe, la respuesta es simple: vigilantes porque esperamos la venida del Señor Jesucristo; preparados para entrar definitivamente en la dinámica de su
Reino. En esa medida, el adviento nos dispone espiritualmente para dos sentidos: la Memoria festiva de Jesús que ya vino (encarnación del Hijo de Dios) y la esperanza confiada en Jesús que vendrá (Fin de los tiempos). Hacer memoria de la encarnación es fuente de alegría que se refleja en las festividades propias de la navidad; esperar el fin de los tiempos, en cambio, suele ser motivo de preocupación que se concreta en miedos y alarmismos frente a la “llegada” de la parusía.

Descargar documento


Pedagogía por la paz

Para entender las diferentes fases de un proceso que lleva al perdón, la reconciliación y la paz, la Comisión de Conciliación Nacional de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) propone a obispos, sacerdotes, religiosos(as) y laicos comprometidos la campaña denominada “Pedagogía por la paz”. Esta es una campaña de sensibilización para crear escenarios posibles de discusión para el tema de la paz.

Posted by Admin9834