El misionero es un apasionado por Jesús y su pueblo