Afinemos nuestra fidelidad al Señor para dar frutos de paz