Dios es un Padre que se hace uno en nosotros