El alimento que nos nutre es creer en Dios a través de la fe