El matrimonio sigue siendo el núcleo de la sociedad