El Señor nos invita a abrir el corazón permanentemente