El Señor nos invita a perdonar y decir NO a la venganza