El Señor quiere escucharnos y entablar un diálogo de amor