Tomemos consciencia de que el Señor viene