“Primero Dios y mi familia”: Felipe Arias

“Primero Dios y mi familia”: Felipe Arias

Media Folder: 

Su compromiso con la fe, la familia y el periodismo son rasgos que caracterizan la vida de Felipe Arias. A pesar de la fama o la exposición a lo público, este periodista manizaleño la tiene clara, por ello es un ‘rostro’ que queremos destacar.

“Gracias a Dios tengo un hogar desde hace 17 años, mi esposa es costeña –cartagenera- yo soy paisa de Manizales, tenemos tres lindos hijitos: Sofía de 14, Pablo de 12 y Martín de 3 años. Estos niños llegaron como una promesa de Dios luego de haber tenido 3 pérdidas”.

Así, con esta radiografía de su familia, el periodista y presentador de noticias de la cadena RCN, abre las puertas de su corazón para que conozcamos lo que él considera más importante en su vida: su familia.

La conformación de su hogar está muy ligado a la fe, a ese encuentro con el Señor que se nos revela de múltiples formas. “Cuando conocí a mi esposa ella estaba en un grupo de oración. Los viernes en la noche yo quería salir a rumbear, pero finalmente dije voy a ir a los grupos de oración para poderla conquistar y enamorarme más y, pues, lógicamente allá conocí de Dios, conocí de la palabra, me enamoré de todo lo que dice la Biblia”.

Felipe sabe que la construcción de un hogar no es fácil y requiere de muchos sacrificios y, sobre todo, unos cimientos fuertes. “Llevamos un matrimonio muy unido y muy bonito, funcional, estamos a favor de la vida, del matrimonio de parejas heterosexuales y propendemos para que nosotros como matrimonio seamos ejemplo en una sociedad que necesita más de valores.”

Equilibrar el trabajo con la vida familiar tampoco es tarea fácil, su jornada laboral comienza a las 4 a.m y se extiende hasta el mediodía. “Escogí un horario que es difícil, es mucho más complejo y exigente físicamente, pero eso me permite llegar a la casa a las 4:00 de la tarde, hacer tarea con los niños, disfrutar de ellos, cenar juntos y en eso soy muy riguroso pido que a las 6:00 ó 6:30 todos estemos sentados donde hacemos la oración, compartimos y hablamos”.

Pero no siempre es fácil seguir esa rutina, porque la noticia no espera y sobre todo para un profesional de la información. “Yo he logrado establecer siempre prioridades: primero Dios, mi familia y luego el trabajo.  Siempre sopeso y voy mirando el número de horas que estoy trabajando y digo: ‘No le he dado el tiempo suficiente a mis hijos voy a compensar de esta forma’, por ello trato de viajar poco y si viajo que sea en el mismo día y regresar para no dormir fuera de casa ni ausentarme mucho de la familia”.

Sencillez y humildad son dos valores que Felipe Arias trata de cultivar en su cotidianidad. La ambición es normal en un ser humano, pero en Felipe hay claridad en sus prioridades de vida. “No es fácil, tal vez no avaneceré mucho como profesional o no estaré en la franja ‘prime’ de presentación, pero para mí lo más importante es Dios y mi familia”.

Pero no estar en la franja prime de presentación no significa que su profesión no le apasione, al contrario, Felipe Arias la lleva en la sangre y por ello su compromiso con el periodismo es también un compromiso con los valores, con la familia, con el país y con la paz. “Nosotros como periodistas, y como periodistas católicos, tenemos una misión muy grande, tenemos que ser luz en medio de la oscuridad, estamos en un mundo de tinieblas, de corrupción, de peleas, de odios, nosotros tenemos que ser esos comunicadores que llevemos esperanza, paz y, lógicamente, la verdad.”

Para Felipe, como para tantos periodistas, lidiar con una profesión donde se mueven tantos intereses no es fácil, pero a pesar de ello tiene un aliado muy especial. “Cuando uno tiene a Dios en su corazón ya la conciencia como que lo estremece y le dice por ahí no es.”

Predicar con el ejemplo, comunicar con palabras que construyan y brindar información oportuna con responsabilidad y ética, son los pilares que identifican a Felipe Arias como un ‘valiente’ en el periodismo, la familia y la fe.

Posted by Admin9834