Oriana Garcés, una caleña apasionada por el periodismo

Oriana Garcés, una caleña apasionada por el periodismo

Media Folder: 

La periodista caleña Oriana Garcés Morales, egresada de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, nos acompaña esta semana en "galería de rostros" para compartirnos momentos importantes de su vida personal y profesional.

Inició su camino periodístico en el diario El País. En el año 2013, a sus escasos 22 años, presentó un trabajo de investigación: “Los tentáculos de los carteles mexicanos se extienden a Cali y el Valle”, que la llevó a recibir el galardón ‘Beca de Periodismo Joven’ del Premio Simón Bolívar.

En 2015, con nostalgia, deja su familia caleña para buscar nuevos rumbos laborales; así es como llega a Bogotá, donde muy pronto ingresa a trabajar en La W Radio, medio donde actualmente ejerce su carrera como periodista.

Oriana se considera una persona tranquila, siempre conectada, buscando la noticia, hecho que a veces –dice ella- le ha traído disgustos con su familia o amigos por no poder dedicarles el tiempo necesario.

“Ayuda mucho la comprensión de la familia, tener en cuenta cuales son los espacios en los que uno pueda desconectarse, que son mínimos; los mismos amigos, con los que uno comparte y que no son periodistas, demuestran disgusto que uno esté conectado todo el tiempo con el trabajo”, afirma. 

Actualmente comparte su vida con Sebastián Hernández y aclara que su familia se extiende en Cali donde viven sus padres Patricia Morales y Jorge Garcés, además de sus dos hermanas y sobrinos. Para ella su familia es lo más importante, así como sus amigos de infancia y estudio.

Manifiesta que escogió la carrera de periodismo porque le apasiona contar historias y siente que con sus informes, al cubrir las fuentes de orden público e Iglesia, le han permitido sensibilizarse más frente a la difícil realidad que vive el país y hacer un aporte a la sociedad. 

“Dada la situación que vive el país, me parece interesante contar historias, hechos y noticias, dándole voz a aquellas personas que muchas veces no la tienen”.

Asegura que, si bien en la noticia no hay imparcialidad, si es importante diferenciar los hechos de las opiniones personales, “hay que hacer de la noticia lo más falto de adjetivos innecesarios, no hay que guiar a la audiencia a lo que uno personalmente quiere o a lo que el medio creería que se quiere dejar, se debe contrastar el hecho ocurrido con diferentes puntos de vista y dejar que la audiencia forme sus propias conclusiones”. 

Nuestra amiga periodista se define no creyente. Sin embargo, considera que cubrir la fuente de Iglesia le ha permitido sensibilizarse frente a historias dolorosas con víctimas del conflicto donde, según destaca, la Iglesia católica ha jugado un papel importante de acercamiento y mediación, llegando a sitios donde muchas veces ni el Estado ni otras instituciones pueden hacerlo.  

“El cubrir la fuente de Iglesia me ha permitido acercarme a momentos que son difíciles sobre todo en el tema de víctimas y que me han afectado personalmente con historias que hay que escuchar. El encuentro de víctimas con el Papa Francisco en Villavicencio fue un momento muy fuerte, este espacio más allá de lo espiritual fue una cuestión más humana y esto lo afecta a uno”, aseveró.

Finalmente, recordó que una de las noticias que nunca hubiera querido dar al aire fue la muerte de los tres periodistas ecuatorianos asesinados por la guerrilla, “fue un hecho doloroso que no debió pasar nunca, el dolor continúa porque aún los cuerpos no han sido entregados y esto ha desatado una guerra interna en la frontera”.

 

Posted by Admin9834