Desafíos para la misión de la Iglesia en la actual realidad socio-económica

Como preparación para el trabajo por provincias eclesiásticas sobre los desafíos de la realidad socio-económica en relación a la acción pastoral y evangelizadora de la Iglesia Católica, los obispos de Colombia, en el segundo día de Asamblea Plenaria, participaron en el panel ‘La economía colombiana: avances, retos y oportunidades’, que contó con invitados de la institucionalidad y de la sociedad civil.  

Durante el encuentro de análisis y reflexión se abordaron las temáticas: Colombia en la economía global, a cargo de la doctora Imelda Restrepo, vicepresidenta Desarrollo Económico y Competitividad de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI); Plan Nacional de Desarrollo, aspecto abordado por el doctor Juan Sebastián Robledo Botero del Departamento Nacional de Planeación; calidad del empleo, desempleo e informalidad, temática desarrollada por el   doctor Luciano Sanín, director de Viva la Ciudadanía; la economía colombiana entre la legalidad y la ilegalidad, tópico planteado por el doctor Jerónimo Castillo de Fundación Ideas para la Paz.

Tras conocer los distintos informes presentados por los participantes, los obispos agradecieron los aportes brindados y reiteraron la opción de la Iglesia por los pobres.

En este sentido, manifestaron su preocupación ante la situación de desigualdad que se vive en el país. Pidieron al gobierno nacional diseñar políticas públicas que sean realmente estructurales; a la empresa, que sea más solidaria haciendo un esfuerzo que permita al país crecer económicamente; y a la sociedad civil le ratificaron el ánimo de continuar trabajando conjuntamente y alentaron sus esfuerzos de incidencia “para que haya esos cambios en la política pública y en el control ciudadano de institucionalidad y de la empresa”.  

Otras de las propuestas expuestas durante la plenaria fueron: la importancia “que un estado benefactor pase a ser estado productor y de promoción de la persona humana”. 

“Pasar de un subsidio a la mendicidad a un subsidio a la productividad, para que definitivamente se acabe la pobreza, que es un flagelo que afecta enormemente a la población (…)  pasar del desempleo al trabajo productivo”. 

El panel fue moderado por Monseñor Juan Carlos Barreto Barreto, obispo de Quibdó.
 


CVIII ASAMBLEA PLENARIA DEL EPISCOPADO

CVIII Asamblea Plenaria del Episcopado

 

 

 

Posted by Diana Álvarez

Ingresa