El episcopado debe abrir los ojos y salir al encuentro de los hermanos

Este fue el llamado que hizo el arzobispo de Villavicencio y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Oscar Urbina Ortega, a sus hermanos obispos durante la Eucaristía que dio inicio a la tercera jornada de la CIII Asamblea Plenaria del episcopado.

El prelado dijo que la primera actitud pastoral debe ser la de abrir los ojos para poder acercarse a la realidad y discernir los signos de los tiempos. “Abrir los ojos es algo propio del cristianismo. No somos una religión de los ojos cerrados. Debemos tener los ojos abiertos para descubrir las angustias, tristezas, necesidades, búsquedas y dolores de nuestros hermanos”, manifestó.

Así también, afirmó que abrir los ojos permite a los pastores ayudar a abrir los ojos de quienes tienen responsabilidades sociales, políticas, educativas y económicas en nuestro país para que puedan ver los caminos y así construir una nueva nación.



Abrir los ojos también implica devolver la grandeza de la dignidad de tantas personas que sufren los embates de la guerra, la corrupción, la pobreza y la desesperanza, señaló el prelado.

La segunda actitud que reflexionó monseñor Urbina fue la de misión que tienen los prelados de salir al encuentro con los hermanos. Sobre este punto recordó que Jesús sale al encuentro para reconstruir la ruptura que han generado el miedo y la falta de fe; los males que nos alejan de Dios, de nuestros hermanos y de la creación.

En este marco, subrayó que para recuperar esta triada es necesario acercarse. “La cercanía es el primer paso para el discernimiento y la sanación”, puntualizó. 

Monseñor Urbina explicó que la sanación es “la reconciliación profunda con Dios, nuestros hermanos y con la creación” y el discernimiento es el encuentro con la “presencia activa de Dios con la realidad”.
“A nosotros nos corresponde, como Jesús, salir para consolar, fortalecer y sobre todo sanar”, afirmó el prelado.

Posted by Admin9834

Ingresa