La Iglesia requiere pastores lúcidos y con sencillez evangélica

Descubrir el llamado que nos está haciendo Dios hay que conocer su tono, tomar conciencia de la dimensión martirial y testimonial y permanecer fiel hasta el final. Son las cuatro claves que brindó monseñor Francisco Javier Múnera Correa, Vicario Apostólico de San Vicente del Caguan, a su hermanos obispos durante la última Eucaristía de la CI Asamblea Plenaria.

Monseñor Múnera Correa explicó que estar atento al llamado que hace Dios es estar alejado de todo tipo de ídolos, de tener una actitud humilde y arrepentida, superar la autosuficiencia y confiar en el amor de Dios en todo momento, especialmente en los de dudas.

Al referirse al tono de Dios, aseguró que Dios nos habla con una actitud maternal y paternal, es pura misericordia y con un amor que va más allá de todos los cálculos humanos. "Este tono de impregnar nuestro ministerio", puntualizó.

Sobre la dimensión martirial y testimonial, el obispo afirmó que estas dos acciones son las principales características del discípulo misionero. Recordó que los espíritus deben prepararse para la prueba con lucidez y sencillez evangélica. "La lucidez es no perder la fe, ni el camino y la sencillez es la actitud propia del corazón de no permitir que se llene de odio y resentimiento".

Finalmente subrayó que el ministerio episcopal exige a los pastores la capacidad de ir hasta las últimas consecuencias siendo fiel al Señor.


HOMILÍA MONSEÑOR FRANCISCO JAVIER MÚNERA CORREA, I.M.C. 

Posted by Admin9834

Ingresa