Mons. Jaramillo y el Cura de Armero fueron actores de reconciliación y paz

El Nuncio Apostólico, monseñor Ettore Balestrero aseguró que la próxima beatificación de Mons. Jesús Emilio Jaramillo Monsalve y del Padre Pedro María Ramírez Ramos, el llamado Cura de Armero representa una actualización del martirio en la vida de la Iglesia y un ejemplo en la vida ministerial de los pastores colombianos.

El diplomático durante la Eucaristía que celebró al abrir la última jornada de la CIII Asamblea Plenaria del Episcopado, afirmó que este hecho debe ser visto con orgullo por los obispos colombianos. “Como obispos debemos ser orgullosos de él. Debemos celebrarlo con un sentido de pertenencia. Era uno de Ustedes, se santificó con el martirio", manifestó Balestrero.

Así también, el prelado recordó que el martirio, muerte por odio a la fe, todavía es actual en Colombia. “Es un mensaje que responsabiliza a cada uno de nosotros. Ser santo en Colombia implica el martirio, por ello en la Iglesia el martirio es siempre actual.”, subrayó.



Sobre este mismo punto Balestrero recalcó el martirio también significa una madurez en la Iglesia. “Es un llamado a la coherencia, a la valentía en el ministerio pastoral de cada uno de nosotros es un testimonio actual”, señaló.

Al referirse sobre las cualidades del Pedro María Ramírez Ramos, el llamado Cura de Armero, aseguró que se caracterizaba por su profundo amor a la Eucaristía y a la Virgen María. “El cura de armero tenía un gran amor por la Eucaristía y por la Virgen María, es clara su afabilidad con todos. Fue un hombre firme que amaba la verdad. Nunca dio juicios políticos y se entregó para su pueblo”, destacó.

Finalmente, el Nuncio Apostólico aseguró que ambos mártires son actores de paz y agentes de reconciliación. Esto implica para el episcopado colombiano un compromiso para vivir la fe a la altura de ellos.

Posted by Admin9834

Ingresa