Puerto Leguízamo, en medio de dificultades mira el futuro con esperanzas

Contar con personas con experiencia que apoyen procesos de evangelización, conocer experiencias de otras jurisdicciones y recibir cooperación a nivel económico para financiar programas de acompañamiento y formación son las tres necesidades más urgentes que tiene el Vicariato Apostólico de Puerto Leguízamo. 

Con apenas tres años esta jurisdicción está dando sus primeros pasos, aseguró su Vicario Apostólico, monseñor Joaquín Humberto Pinzón Guiza, I.M.C.

La realidad de este territorio solo se puede comprender conociendo su contexto geográfico. Es un vicariato que posee tres realidades: amazónico, fronterizo e indígena. 

En este contexto el vicariato cuenta con 5 parroquias, 12 sacerdotes y 8 religiosas. Aparentemente estas cifras hablan de un número cómodo para la atención de las comunidades, pero al contrastar con las distancias entre cada parroquia la visión de esta realidad cambia completamente. Por ejemplo, para llegar a una de las comunidades desde la parroquia Catedral se debe surcar el río durante dos días y es que los únicos medios de transporte son por vía aérea o a través del río. Ambos muy costosos.

A nivel social la realidad no es menos compleja. Es un territorio abandonado por el Estado. "Las políticas del Estado solo las vemos por televisión, claro en los pocos lugares donde llega la televisión", asegura el prelado.

Este territorio también tiene que lidiar con ausencias básicas, por ejemplo sólo se cuenta con un hospital de un solo nivel y una educación que alcanza el bachillerato, pero que tiene grandes vacíos formativos.

Desde sus posibilidades, la Iglesia ha intentado ayudar a lidiar con estas carencias. Monseñor Pinzón Guiza explica que se tiene programas que buscan complementar la formación de niños, padres de familia y maestros. "En salud es muy difícil ayudar debido a los escasos recursos que tenemos", complementó.

Esta Iglesia, al igual que otros vicariatos están a la espera de se concretice una ayuda que les permita seguir caminando hacia un mejor más prometedor.


MONSEÑOR JOAQUÍN HUMBERTO PINZÓN GUIZA, I.M.C.

Posted by Admin9834

Ingresa