“La vocación sacerdotal y religiosa significa servir de cerca al Señor”

Así lo recordó el responsable de la sección de Animación Vocacional del episcopado, monseñor Guillermo Orozco Montoya, tras concluir el Encuentro Nacional de Animadores Vocacionales donde se trató el tema de la Antropología de la vocación cristiana y realidad de la pastoral vocacional.

Monseñor Orozco Montoya, quien también es obispo de Girardota, subrayó que la primera tarea de la Pastoral Vocacional es orientar a los jóvenes hacia Cristo, no sólo a través de dinámicas, sino principalmente por medio del testimonio personal de conversión.

Entrevista Monseñor Guillermo Orozco Montoya

Advirtió que si un animador vocacional no es discípulo del Señor y testigo de su amor corre el riesgo de convertirse en un funcionario religioso. En este marco aseguró que el perfil del animador vocacional debe caracterizarse por ser un excelente discípulo, ser un modelo y ejemplo de vida, tener facilidad para llegar a los jóvenes y conocer su mundo, pensamiento, cultura y lenguaje.

Al ser consultado acerca de la realidad de las vocaciones, el obispo refutó la percepción que existe sobre una crisis en las vocaciones y más bien apuntó a que la crisis está en los animadores vocacionales.

El prelado explicó que esta crisis se ve reflejada cuando los llamados a animar las vocaciones no son testigos y discípulos que cautiven. “La responsabilidad de la animación vocacional recae en todos los que hemos sido llamados. El primer animador vocacional es el sacerdote, los religiosos y religiosas que deben ser testigos, discípulos que cautiven”, afirmó el prelado.                                                             

En esta misma tónica aseguró que una de las debilidades que enfrenta la animación vocacional está en la ausencia de oración.  “Hay un vacío en nosotros como creyentes y también como sacerdotes y religiosos que es grave y delicada que es la ausencia de oración”, puntualizó el prelado.

Posted by Admin9834

Ingresa