Cáritas y JRS configuran propuestas hacia una política integral migratoria

El 5 de noviembre, el Secretariado Nacional de Pastoral Social - Cáritas Colombia y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) celebraron, en la ciudad de Bogotá, el foro “Construyendo propuestas para una política pública migratoria integral a migrantes y refugiados”, bajo el auspicio de Cáritas Alemana, en el que también participaron miembros de Red Clamor, Consultoría para los derechos humanos y el desplazamiento (CODHES), representantes de alcaldías, gobernaciones y el Alto Comisionado de la Naciones Unidas para Refugiados (Acnur).

El objetivo de este evento fue generar un espacio de reflexión y diálogo, que permitió a los diversos actores involucrados en atención a población migrante y refugiada del país identificar propuestas para fortalecer los contenidos y la planeación de una política pública migratoria de protección internacional integral, donde la participación del Estado y la sociedad civil resultan claves.

Es una tarea de todos
En representación de Cáritas Colombia, el sacerdote Enán Javier Humánez, subdirector nacional, presentó la ponencia “Un recorrido histórico de las migraciones en Colombia y los retos de la política pública migratoria nacional”, en la que hizo un análisis de cómo los diversos movimientos poblacionales desde la época precolombina han configurado el imaginario y cultura del país.

Además, durante su intervención en el momento de las preguntas, tras ser consultado sobre la acción de la Iglesia colombiana en esta materia, el presbítero recordó que como Iglesia “venimos acompañando pastoral y espiritualmente a quienes más sufren” y advirtió que en esta cuestión “nos vemos desbordados” y, por tanto, “esta es una tarea que no sólo podemos hacer como Iglesia, sino con las instituciones gubernamentales y alianzas interinstitucionales que estamos logrando este espacio”.

Superar el asistencialismo
“Propongo tres caminos, uno muy general, ya lo decía el Papa Francisco con los cuatro verbos de acoger, proteger, promover e integrar. También con la incidencia que está ejerciendo la Iglesia desde el Vaticano con los 20 puntos propuestos para hacer ver a las personas como sujetos de derechos y no como instrumentos u objetos económicos”, acotó el padre Humánez.

Asimismo, hizo un llamado a atender esta emergencia humanitaria, producto de la masiva migración tanto interna como externa, “no solamente desde el asistencialismo”, sino también a través de una mayor articulación con el Estado.

Para el sacerdote es esencial “vernos como una fraternidad universal, que superamos los colores de la bandera y vernos como hermanos, que el extranjero aporta a nuestra riqueza”. Recordó que, por ejemplo, para el pueblo judío había tres personas que eran vulnerables y con los cuales siempre había que tener mayor cuidado en su protección: las viudas, los huérfanos y los migrantes. Entonces eso es un desafío que nosotros nos queda como iglesia y como sociedad civil, pero también “con el gobierno y el estado colombiano”.

Esfuerzos articulados y mancomunados
Por su parte, el sacerdote jesuita Mauricio García, director nacional del JRS, durante la apertura señaló “este foro llega un momento muy especial por los retos que estamos enfrentando las organizaciones eclesiales en relación al tema migratorio”. Indicó que gracias al esfuerzo articulado y mancomunado esta actividad pudo ser posible.

“Este foro es un proceso de trabajo articulado en favor de la defensa de los derechos humanos de la población refugiada, desplazada y migrante en ese sentido agradecemos el apoyo financiero y político de Cáritas Alemania y Open Society Foundation”, expresó.

Igualmente, el padre García encomió el esfuerzo que JRS, Cáritas Colombia y CODHES realizan para atender a población vulnerable a lo largo y ancho del país, porque precisamente “una crisis migratoria como la que está viviendo el país sólo podrá tener una respuesta adecuada si logramos fortalecer esos procesos de concertación y articulación”.

Va en aumento
Finalmente destacó ese cambio de estatus en el país: “Colombia era un país expulsor de desplazados por el conflicto armado y ahora, en menos de tres años, nos hemos convertido en un país receptor de migraciones”, dijo al tiempo que destacó que “estos son los retos que tenemos frente a la crisis migratoria dentro de las distintas entidades y que seguirá creciendo en los próximos años”.

Sin querer sonar temerario, el director nacional del JRS aseguró “hoy las cifras qué Migración Colombia, se quedan cortas, personalmente creo que son más, hay un registro que no alcanza a ser medido y esa cifra por lo menos ronda de más del millón 800 mil venezolanos en el país”. De hecho, el presbítero estima que más allá de 2020 la cifra  de venezolanos que salen de su país puede llegar a 7 millones de continuar la severa crisis en el hermano país.

Fuente: Lina Peña Tabera, especialista en el trabajo con migrantes desde la Pastoral Social Nacional

Posted by Anónimo (no verificado)

Ingresa

Iglesia Colombiana