Colombia camino al Pacto Educativo Global

Atendiendo el llamado que ha hecho el Papa Francisco a realizar encuentros o reuniones en torno a la preparación del próximo evento mundial, que se celebrará en Roma el 14 de mayo de 2020, con el tema: “Reconstruir el Pacto Educativo Global”, la Conferencia Episcopal de Colombia realizó el 12 de febrero el Foro: “Por un nuevo Pacto Educativo Global: desafíos para Colombia”.

Al cierre del evento, monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez, obispo auxiliar de Cali y presidente de la Comisión Episcopal de Educación, Cultura y Universidades, explicó que dos momentos movieron la dinámica de este espacio de reflexión: un análisis de los desafíos de la educación en Colombia y la aplicabilidad hacia un Pacto Educativo Global en el país.

Al referirse a la propuesta del Papa dijo que es viable, pero requiere de una toma de conciencia, un sentarse a dialogar entre de todas las instancias de la sociedad y no solo restringirse a unos acuerdos ideológicos o políticos entre instituciones educativas y el Estado, reconociendo y respetando eso sí, las diferencias propias de cada ente.

“El Papa quiere que el Pacto Educativo incluya diversos actores relacionados con este campo, que aporten a las actuales y futuras generaciones; es decir, la familia, el Estado, la sociedad, la Iglesia, las instituciones educativas, las empresas, entre otras. Todos somos actores en la educación, por tanto, si hablamos de honestidad, responsabilidad, amor a la vida, a la familia, a la libertad y demás valores, entonces todos debemos hablar un mismo lenguaje”, aseveró.

En ese sentido, aseguró que “la Conferencia Episcopal colombiana, nuestra Iglesia, mira con esperanza e ilusión este pacto, este ejercicio de acuerdo común para que la educación y la formación de los jóvenes y las generaciones del hoy y del mañana den frutos de un país nuevo, de un mundo que garantice un desarrollo integral y la armonía de quienes habitamos en él”.

Es importante involucrar a los padres en los procesos de la escuela

Por su parte, monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, quien intervino como panelista en una de las sesiones, afirmó que es importante redescubrir que el gran educador de cada persona es Dios mismo, quien educa partiendo de la propia realidad e historia en vida de cada uno. 

Resaltó, igualmente, el papel que juega la familia como educadora de los hijos y dijo que es importante rescatar ese acercamiento entre la escuela y el núcleo familiar. “Celebro que hayan vuelto a pedir que los padres asistan a las escuelas de padres en los colegios”.

“Quiero animar a todos los papás que son los primeros educadores, a los maestros que cada día tienen una tarea más grande, también a los niños y jóvenes para que construyamos entre todos nosotros una aldea donde tengamos un rostro propio, que manifieste nuestra propia identidad y, desde ahí, edifiquemos una nueva visión de lo que es educarnos para proteger y cuidar nuestra propia vida, la vida del planeta y la vida espiritual que le da sentido profundo a nuestra existencia”, puntualizó.

Es urgente reinventar el método de educar

Para la hermana Gloria Patricia Corredor, presidente de CONACED (Confederación Nacional Católica de Educación), quien fue también panelista en el evento, el cambio de época, como algunos lo llaman, está pidiendo urgentemente un reinventarse los métodos de la educación, innovando, siendo creativos y haciendo una planeación; para ello, dice la religiosa, es importante tener claro qué clase de sociedad e individuos queremos formar. 

“Estamos trabajando desde unos currículos que tienen que ser flexibles y abiertos para responder precisamente a las necesidades del momento. Creo que es muy válido esta apuesta que están haciendo nuestros colegios católicos y privados porque estamos formando a esa juventud que realmente quiere aportar al país”, explicó.

La religiosa compartió la experiencia del proyecto de investigación "La Escuela Católica que Soñamos", desarrollado por la Conferencia Episcopal de Colombia y CONACED en alianza con la Fundación SM y la Fundación SIGE, donde se analizó a los colegios católicos en cuatro énfasis: La calidad, cobertura, bienestar y pastoral. Sobre los resultados dijo: “nos dimos cuenta que, aunque realmente somos pocos, sí estamos ofreciendo la calidad que necesita en este momento el Estado. Un 61% de nuestros colegios está en A+ y se observan climas organizacionales de una manera tan atractiva y dinámica que a los niños les gusta estar en el colegio, que quieren participar de esta propuesta. Estamos apoyando a padres de familia en este proceso de formación y ellos también nos escogen”.

Afirmó que los resultados de la investigación dan pie para decirle al Ministerio de Educación: “aquí está la institución católica, aquí están los colegios católicos. Estamos apostando para la formación de un hombre integral, feliz y libre que sepa aportar, sobre todo en el marco de este Pacto Mundial Global, al humanismo cristiano, ético y profético.

La educación no es solo responsabilidad de la academia               

Monseñor Francisco Niño, director del departamento Educación, Cultura y Universidades de la Conferencia Episcopal de Colombia y moderador del Foro, dijo que, si bien no hay métodos mágicos para reformular el campo educativo, si es importante resalt Bar que esta es una tarea de todos.

“Una de las conclusiones de este foro es que ya hay un camino recorrido en materia de educación y que se sigue avanzando. La preocupación por el futuro de nuestra sociedad a nivel global y a nivel colombiano es un compromiso de todos. Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena y sentarnos a la mesa para reflexionar a pesar de las diferencias, cuáles son los mejores caminos para forjar y formar a las futuras generaciones”, aseveró el sacerdote.

Finalmente, apuntó que es importante seguir buscando estos espacios de reflexión en colegios, universidades, en las jurisdicciones eclesiásticas, donde se vinculen otros actores que aporten en el campo de la formación de las futuras generaciones. 

“Hemos aprendido que el camino es largo, que necesitamos seguir reflexionando y actuando para transformar los procesos educativos en Colombia, esto hará que el futuro sea mucho más fraterno, misericordioso y justo”.

Este Foro organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia y donde participaron un centenar de personas de la academia, docentes, rectores universitarios, instituciones afines a la educación, delegados pastorales de las jurisdicciones, tenía el objetivo: "Debatir, a partir de la realidad de la República de Colombia, su historia, su presente y sus prospectivas, la pertinencia, viabilidad y eventuales formas de concreción de la propuesta hecha por el Papa Francisco en relación con un nuevo Pacto educativo Global. Con esta reflexión se busca también brindar un aporte a la jornada convocada por el Papa para el 14 de mayo de 2020".

Desarrollo temático del foro:
Instalación:  Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez, Obispo Auxiliar de Cali - Presidente de la Comisión de Educación y Culturas de la CEC
Primer panel: De las necesidades de la realidad colombiana a la utopía de un pacto global
Panelistas:
- Monseñor Óscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio - Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia 
- Dra. Fabiola Inés Hernández Barriga, Doctorado en Gerencia y Política Educativa, Magister en Educación.
- Dr. Bernardo Toro Arango, Director de la Fundación AVINA en Colombia  
Segundo panel: De la propuesta del Pacto Educativo Global y de su viabilidad en Colombia
Panelistas:
- Hermana Gloria Patricia Corredor, O.P., Presidente Nacional de CONACED 
- P. Luis Felipe Gómez, S.J., Rector de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali
- Dr. Francisco Cajiao R., Licenciado en Filosofía de la Universidad Javeriana - Maestría en Economía de la Universidad de los Andes.
Moderador: Monseñor Francisco Niño, director del departamento Educación Cultura y Universidades de la Conferencia Episcopal de Colombia

 

Posted by Diana Álvarez

Ingresa