Iglesia busca fortalecer procesos de maduración en la fe desde la niñez

Durante el acto inaugural del Encuentro Nacional para la Infancia y la Niñez, que se desarrolla por estos días en Bogotá, el secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia –CEC-, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, presentó en nombre de los obispos su saludo de bienvenida y agradeció a los asistentes por la constancia y el trabajo realizado en favor de los niños, reconociendo que este será un espacio de esperanza.

“Me atrevería a decir que este encuentro representa esperanza porque toca un área que de por sí tiene que despertar el anhelo de un mañana mejor para la sociedad y la Iglesia (…) Todos los encuentros son muy importantes, pero este es un escalón más por lo que representa para el futuro pastoral de la Iglesia; por eso, en nombre del episcopado yo quiero dar las gracias a todos ustedes que están empeñados en el trabajo pastoral con los niños y preadolescentes”.

Afirmó que el trabajo de los agentes de la pastoral de infancia y niñez debe ir marcados en la perspectiva de potencializar la dimensión religiosa de los niños desde muy temprana edad, diseñándose estrategias que ayuden a cultivar un proceso de maduración y crecimiento en la fe. “¿Cómo hacer que la inclinación natural del niño a la vida en la fe, a la creencia en Dios, sea realmente cultivada y que después fructifique en una vida cristiana madura?”.

Perspectivas para el trabajo de la Infancia y la Niñez
 
1.  Atención integral en la fe 
Se hace imperativo que, atendiendo los signos de los tiempos, la Iglesia pase de una catequesis pre-sacramental a un trabajo más activo; es decir, una convocatoria para atender integralmente las necesidades y potencialidades del menor, esto ayudará a desarrollar unos buenos procesos educativos en la fe y el crecimiento humano e integral de los niños.  Esta es la misión común de la Iglesia y para cumplir este objetivo se requiere sumar fuerzas.

2. Protección de los niños en los ambientes eclesiales

Este tema tiene que ser asumido a conciencia por todos los que hacemos parte de la Iglesia. Se debe encontrar acogida en todos los proyectos que se realicen implementando programas del buen trato para con los niños, niñas y adolescentes. 

La Iglesia colombiana ha venido trabajando sobre el tema de abuso de menores. Esto tenemos que fortalecerlo en consonancia con todas las políticas diocesanas que existen en las comunidades.

3. Necesidad de crear verdaderos procesos

Cuando se trata de la infancia y la niñez es necesario que el proceso se lleve a largo plazo. Urge pasar de acciones puntuales a procesos pastorales. No podemos dejar que los niños se queden en la Iglesia solo hasta la confirmación y después los perdamos.

Desde las primeras etapas es necesario alimentar la procesualidad en los niños y jóvenes, estar dispuestos a enganchar las acciones con las que pueden venir después, inclusive alcanzarlas a prever o sugerir para que los procesos pastorales abarquen toda la vida de la persona.

El evento que finaliza este jueves 27 de septiembre, ha marcado como objetivo: “Conocer las características, experiencias y necesidades del niño en la infancia y la niñez e invitar a los agentes de pastoral infantil a descubrir en su quehacer cómo satisfacer las necesidades y exigencias del niño, para que la evangelización en este período de vida sea eficaz y fecundo”.

ALBUM FOTOGRÁFICO
 

Encuentro Nacional para la Infancia y la Niñez

Posted by Anónimo (no verificado)

Ingresa