Iglesia católica en Colombia continúa apoyando crisis migratoria en Arauquita

Con el fin de acoger y apoyar a la población migrante venezolana desplazada en el municipio de Arauquita, la Iglesia católica en Colombia, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social – Cáritas Colombiana y la Pastoral Social en Arauca, continúa realizando acciones solidarias para solventar la crisis migratoria.

El pasado 21 de marzo en horas de la madrugada, se registró el desplazamiento masivo de ciudadanos venezolanos provenientes del Estado de Apure. El río Arauca fue testigo del paso de más 5.000 migrantes que se vieron obligados a dejar su país a causa de los disparos y las detonaciones de artefactos explosivos que se desencadenaron en el territorio, producto de un enfrentamiento armado entre la Fuerza Aérea Nacional Bolivariana y contra un Grupo Delictivo Organizado (GDO).

Según lo reportó el Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos en su último informe entregado el 23 de abril, a la fecha se registran 5.409 migrantes que han ido llegando al territorio y que han sido alojados en tres grandes albergues, cada uno con capacidad aproximada para unas 500 personas. Otra parte de la población se encuentra en alojamientos satélites (casas de familias) donde han sido acogidos por los habitantes del municipio, quienes, en un gesto de solidaridad, han compartido sus hogares para afrontar la situación que están viviendo.

Yo me encontraba viviendo en la Victoria, Estado de Apure. Por la situación, ya llevo un mes en Colombia, específicamente en Arauquita, en el asentamiento los Vencedores donde un pariente muy amablementenos brindó un apoyo; a raíz de la situación en la que nos encontrábamos salimos de allá con máxima urgencia. En la casa donde estamos vivimos cinco familias sin enseres, ni siquiera una colchoneta, pero por lo menos con un techo donde cobijarnos, aunque con muchas necesidades. No nos podemos regresar porque no nos dan garantías de estar en nuestro territorio, por eso debemos permanecer aquí, en Colombia”, señala Esperanza González, migrante venezolana.

La Iglesia católica, a través de la Pastoral Social – Cáritas Arauca, ha estado continuamente trabajando en conjunto con instituciones locales, nacionales e internacionales para ayudar a esta población que recientemente ha llegado a Arauquita. A pesar del apoyo, la emergencia social aún persiste y puede ir en aumento.

Desde que inició esta situación concreta de la migración masiva a causa de este conflicto armado en el Estado de Apure, nosotros hemos estado apoyando a las instituciones en el sentido de tratar de focalizar o caracterizar a la población migrante que está llegando al país para determinar en qué lugares están, cuál es la situación en la que se encuentran, qué necesidades prioritarias existen y poder así canalizar esas necesidades hacia las instituciones”, manifiesta el Padre Laureano Daza– director de la Pastoral Social – Cáritas Arauca. Esta no es la primera vez que la Iglesia ha estado presente en acciones en pro del bienestar de la población migrante en el municipio.

La Pastoral Social – Cáritas Arauca, en respuesta a esta situación, ha contado con el soporte del proyecto “Asistencia en Salud y WASH a familias afectadas por la crisis migratoria venezolana en Colombia”, financiado con recursos de BHA/USAID. En una primera jornada se han priorizado sectores como Vencedores y Bella Vista, lugares donde se albergan más de 120 familias migrantes.

Durante el mes de abril se ha brindado atención en salud donde se realizaron 80 referenciaciones y se entregaron auxilios de transporte con el fin de facilitar el acceso a dicho sistema. Estas jornadas han contado con la participación de adultos mayores, niños menores de 3 años, mujeres embarazadas y lactantes, atendidos por parte de personal médico en servicios como salud oral, atención psicológica y medicina general.

Así mismo, se dio inicio a una estrategia de Promoción en la Higiene, donde ya se han realizado tres talleres, con la participación de 30 personas por jornada, durante los cuales se trabajaron temas relacionados con la gestión y manejo de residuos sólidos comunitarios, lavado de manos y manipulación de alimentos, almacenamiento y tratamiento de agua, medidas de prevención y uso de elementos para disminuir los riesgos de contagio por COVID-19, prevención de enfermedades asociadas. Todo esto con el fin de generar un impacto positivo que permita crear una concientización a fin de mejorar la calidad de vida de las comunidades intervenidas.

Otras de las acciones que están por realizarse desde la Pastoral Social en Arauquita ante esta crisis migratoria, es la distribución de artículos de higiene que van a ser entregados de acuerdo a la edad y la necesidad de la población.

La estrategia de la Iglesia a través del SNPS-CC para dar respuesta a la Emergencia
Desde que inició la emergencia, la Pastoral Social – Cáritas Arauca, ha promovido acciones para acompañar a la poblacióna través de las tres parroquias que se encuentran en Arauquita,  impulsando campañas de sensibilización con la comunidad para la recolección de ropa en buen estado, productos agrícolas y ayuda monetaria.

Nosotros a través de los campesinos y con la ayuda de estos comités parroquiales, hacemos llegar estas ayudas a cada uno de los albergues. Esas donaciones que se han recibido por parte de los habitantes de las zonas rurales son de gran apoyo para el sostenimiento de las familias, ya que esto nos permite complementar en cierta medida las acciones para dar respuesta a la emergencia humanitaria”, Padre Laureano Daza el director de la Pastoral Social – Cáritas Arauca.

Además, desde el SNPS-CC se han gestionado acciones para dar respuesta a la emergencia a través del Servicio Nacional de Emergencias y otros aliados, con el fin de brindar kits de albergue, alimentación, cash y otras ayudas prioritarias. 

Se tiene previsto que la emergencia se extenderá, por esta razón la Iglesia motiva a las organizaciones para que sigan dando respuesta a aquellas personas que se encuentran en el departamento de Arauca.

Con el fin de seguir sustentado a las familias migrantes, las personas que deseen sumarse a esta acción solidaria, pueden acercarse a las parroquias o la Diócesis de Arauca a través del señor Obispo, apoyando esta labor humanitaria llevando ropa en buen estado, comida, productos agrícolas o apoyo monetario para continuar con el sostenimiento de los albergues.

La Iglesia continuará haciendo un llamado a la solidaridad en apoyo a la causa de la situación de emergencia que están viviendo las familias en Arauquita.

Fuente: Oficina de comunicaciones de SNPS

Posted by editorCEC1

Ingresa