Obispos de Colombia saludan a los catequistas en su día

En el Día del Catequista, fiesta que la Iglesia Católica celebra cada año en conmemoración del Papa Pío X, monseñor Pedro Salamanca Mantilla, presidente de la Comisión de Catequesis y Animación Bíblica de la Conferencia Episcopal de Colombia, presentó en nombre de los obispos un saludo especial a los catequistas del país, agradeciendo el servicio que prestan al interior de la Iglesia.

Se trata de un servicio esencial, fundamental y que consiste en acompañar a las personas para que fortalezcan su adhesión a la persona del Señor Jesucristo, se vayan configurando cada vez más con Él y se incorporen de manera decidida a la vida de la comunidad cristiana”, aseguró.

El también obispo auxiliar de Bogotá, expresó que, si este ministerio no existiera, la Iglesia no podría cumplir a cabalidad su tarea evangelizadora. Resaltó, además, la presencia urgente de los catequistas en el contexto actual que vive la humanidad.

En el momento actual este servicio es indispensable porque hay muchas personas que no han llegado a conocer a Jesucristo, que no han tenido la dicha de encontrarse con él, personas que habiendo conocido a Jesucristo no están todavía en un camino de crecimiento hacia la madurez del ser humano en Cristo. Por eso los necesitamos a ustedes”, aseveró.

Observó como en otros momentos las familias eran transmisoras de la fe en la iniciación cristiana de los hijos, pero esto, con el cambio de los tiempos se ha ido perdiendo, dando prioridad a otros aspectos de la vida social.

Hoy muchas familias no están en condiciones de hacerlo porque sus miembros no recibieron la alegría del anuncio cristiano, tampoco lo hace la escuela. El ambiente social más bien tiende hacia valores divergentes respecto a los del evangelio”.

Igualmente, hizo mención de la carta apostólica Antiquum Ministerium, donde el Papa Francisco instituye de manera oficial el ministerio laical del catequista, allí el obispo de Roma resalta la participación de los laicos y la trascendencia del valor del catequista en la vida de la Iglesia.

Finalmente, animó a los catequistas a vivir inspirados bajo la figura de San Juan de Ávila, un gran hombre comunicador que escribió varios catecismos y dedicó su vida a la oración y contemplación. “Él puede ser para nosotros en este día, una figura que nos inspire y nos anime a continuar nuestro servicio en la Iglesia”.

Posted by editorCEC1

Ingresa