Unidad de criterios formativos: Camino orientador de los seminarios mayores

Unidad de criterios formativos: Camino orientador de los seminarios mayores

Media Folder: 

Con el objetivo de implementar el capítulo sexto de la ‘Ratio Nationalis’, dedicado a la dimensión intelectual de los seminarios mayores de Colombia, se desarrolló el encuentro de rectores de seminarios, organizado por el Departamento de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). 

En entrevista con el Departamento de Comunicaciones, el padre Manuel Hernando Vega León, director del departamento organizador, compartió sobre lo que fue este encuentro, las conclusiones y desafíos que se tienen hacia futuro. 

¿Qué realidad fue la que motivó este encuentro? 
La situación que hemos vivido este año ha sido muy compleja para los seminarios mayores. La mayoría de los seminarios enviaron a los seminaristas a sus casas y eso generó, de una u otra forma, como una insistencia muy grande en esta dimensión: la formación académica de los seminaristas. Pero sabemos que no es suficiente, que la formación es mucho más amplia. Hay que dedicar tiempo también a la formación humana, a la formación afectiva, a la formación espiritual y, desde luego, a la formación pastoral. Entonces, estos encuentros nos permiten, en primer lugar, conocer la situación de los seminarios y, en segundo lugar, implementar estrategias comunes que nos permitan ser más asertivos a la hora de hacer un proceso formativo gradual e integral. 

¿Quiénes estaban invitados? 
Estaban invitados en primer lugar los rectores de los seminarios mayores, pero cuando empezamos a hacer el ejercicio y pensando que iba a ser de este modo virtual, pues pensábamos que los primeros destinatarios eran los secretarios académicos de los seminarios y fuimos evolucionando precisamente en esa perspectiva y, entonces, terminamos evidenciando que también los profesores debían participar de este encuentro, en el que íbamos a tocar este aspecto en cuanto a las metodologías, las didácticas de la formación académica en cada una de las etapas dela formación. Pues nos resultó un encuentro amplísimo, tuvimos la participación de 52 seminarios mayores diocesanos, unos 40 seminarios religiosos, estaban los rectores, un buen número de secretarios académicos, y en lo que pudimos contar 109 personas diariamente, fijas y conectadas, pero detrás de cada computador, muy seguramente había otros sacerdotes, o los equipos de deformadores. 

¿A qué conclusiones llegaron después del análisis? 
Tal vez lo primero que tenemos que decir es que se creó la conciencia de buscar la unidad en los procesos formativos, es decir, la formación de los sacerdotes en Colombia se debe caracterizar por ser una formación única para el país. No distintos esquemas, no distintas insistencias formativas, como pudo haber pasado en otras épocas, sino que en este momento debe existir una misma línea formativa para todos los que quieren en su corazón ser ministros ordenados, sacerdotes, en la iglesia colombiana. 

¿Qué desafíos se les plantea posterior al encuentro? 
Desafíos aparecen varios. Primero, tenemos el desafío de implementar la etapa propedéutica, que es una etapa netamente experiencial, deslindada en buena medida de la formación académica tradicional. Durante esta etapa, el joven tiene la oportunidad de tener una experiencia más de encuentro con la persona de Jesús y, a partir de esa experiencia, tomar la decisión de asumir las siguientes etapas formativas en el seminario. Esa es una novedad y es un cambio grandísimo que queda como tarea hacia futuro y que empezaremos en el 2021, ese fue uno de los compromisos. Así, el próximo año, todos los seminarios vamos a estar trabajando en la etapa propedéutica. 

Segundo, en la etapa discipular que corresponde a los estudios filosóficos. Quiere decir esto que el elemento pedagógico está precisamente en un primer momento el que, a partir del estudio filosófico, del conocimiento del mundo, del hombre y de Dios, seamos capaces de comprender que una de las notas del que hace este estudio, es poder transformar su corazón, en un corazón de discípulo. No es estudiar la filosofía por estudiarla, aunque sabemos que es un elemento básico para la formación sacerdotal, la filosofía tiene que estar conectada a la etapa y esta etapa es discipular. Entonces todos sus estudios lo deben llevar a conocer la persona de Jesús, el mundo que él nos predicó, el Dios que él nos presentó, el hombre que él nos manifestó desde la filosofía. 

Y tercero, la etapa configuradora que corresponde a los estudios teológicos. Se compone de dos fuerzas muy grandes: La formación del corazón del pastor, la configuración con Cristo Buen Pastor, pero un Pastor que es Misionero en la Iglesia, que sería la segunda fuerza. Esa nota misionera se vuelve transversal a todo el proceso va a ser uno de los ejes en cada una de las áreas y materias que se van a trabajar en los seminarios.

Posted by editorCEC1

Ingresa