“Judíos somos todos los cristianos, en nuestra más profunda esencia espiritual”

Así lo dijo el cardenal Rubén Salazar Gómez durante su discurso al  celebrar los 50 años de la declaración Nostra Aetate que emanó del Concilio Vaticano II. En este evento participaron obispos del país y representantes de la Comunidad Judía en Colombia.

El cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, recordó que Nostra Aetate es “una guía válida” para afrontar los desafíos actuales del mundo que está caracterizado por nuevas formas de discriminación, segregación y violencia religiosa.

El purpurado recordó que las lecciones de la historia común entre ambas comunidades enseña que “la violencia no es el camino para solucionar los problemas y que las diferencias no son amenazas, sino un tesoro de diversidad que enriquece a la humanidad”.

Así mismo afirmó que el diálogo interreligioso exige el encuentro de católicos y judíos como hermanos con respeto y valoración mutua.

“Judíos somos todos los cristianos, en nuestra más profunda esencia espiritual (…) Judíos y cristianos debemos, por tanto, sentirnos verdaderamente hermanos, unidos por el mismo Dios y por un rico patrimonio espiritual común”, aseguró cardenal Salazar Gómez.

El Cardenal Salazar reconoció “el dolor que algunos hijos de la Iglesia provocaron a sus hermanos judíos en el pasado” y pidió perdón a los representantes de la comunidad judía en Colombia “deplorando los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”. Recordó de manera especial “a los millones de judíos que murieron en el Holocausto, víctimas no sólo de una ideología cruel e inhumana, sino también del silencio de muchos”. 

El arzobispo de Bogotá también hizo referencia a que en Colombia ambas comunidades tienen el “desafío común” de ofrecer una predicación y vivencia de una espiritualidad de reconciliación y de perdón, o en palabras del Papa Francisco: “hacer de nuestras comunidades ´hospitales de campaña´”.

“La paz y la reconciliación requieren, en efecto, de un importante componente espiritual que nosotros, que solo nosotros, comunidades de fe, podemos asumir como parte fundamental de nuestra tarea de acompañamiento”, afirmó el purpurado.


DESCARGA DISCURSO DEL CARDENAL RUBÉN SALAZAR GÓMEZ

Posted by Admin9834

Ingresa