“Santa Navidad: Presencia de Dios en su vida y en su hogar”

Estos son los deseos de Navidad para el pueblo colombiano, expresados por el arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, monseñor Luis José Rueda Aparicio, quien también invitó a vivir una santa Navidad llena de la presencia de la Virgen María y de San José.

El prelado explicó tres momentos para que las personas celebren este momento de gracia: espiritual, eclesial y familiar.

Espiritual.
Afirmó que si bien este es un tiempo donde brilla el color y las luces, también ha de ser un momento para renovar y fortalecer la espiritualidad. “Es el encuentro del Salvador, el encuentro del Emanuel, del Dios con nosotros, eso produce un impacto positivo en usted y en mí”.

“Cuando estamos diciendo que se debe renovar la espiritualidad, estamos diciendo que la Navidad trae un regalo para su vida, va a renovar su vida espiritual, usted será más fraterno, más cercano y más humano, porque Dios quiso tomar la condición humana”, manifestó.

Eclesial.
Explicó que la Navidad es una celebración profundamente eclesial. Es la palabra de Dios, son los sacramentos, es el año litúrgico que va llevando al ser humano a contemplar cada momento de la vida del Salvador.

La Navidad nos permite recibir con corazón abierto, con puertas del hogar abiertas, quitando toda tranca, todo miedo, abriendo el corazón para que el Salvador viva con nosotros”. 

Familiar.
Animó para que en esta Navidad estén presentes como nuestra familia las personas más vulnerables, refiriéndose de manera particular a los enfermos, los ancianos, los privados de la libertad, los secuestrados y los que sufren la soledad.

La celebración de la Navidad nos pone una tarea misionera, de ser fraternos con el que sufre, con las actitudes en el mundo y en la sociedad. Ellos deben hacer parte de nuestra Navidad, de nuestro corazón, de nuestra fraternidad y si recibimos al Salvador y en él nos sentimos hijos del mismo Padre, hermanos en Cristo, miembros de la única familia humana que busca al Dios con nosotros, entonces el dolor del otro debe ser el dolor suyo, el dolor mío. La alegría del otro debe ser alegría suya y alegría mía”, aseveró. 

Finalmente, dijo que la Navidad es un tiempo para que “la sociedad se impregne de la presencia de Dios y del plan salvador de Dios, que llena de luz y esperanza la vida”. 

Posted by editorCEC1

Ingresa