Descarga el Sermón de las Siete Palabras

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través del Departamento de Comunicación y Tecnologías, pone a disposición de las emisoras católicas y comunitarias el tradicional Sermón de las Siete Palabras.

En esta oportunidad se podrá descargar los audios de dos juegos. Las reflexiones de los obispos del país ofrecen una mirada de la realidad nacional, a partir de las últimas palabras de Nuestro Señor en la cruz.

El Sermón de las Siete Palabras nos recuerda que Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos.


EL SERMÓN DE LAS 7 PALABRAS:

PRIMER JUEGO

 

Primera palabra: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”
Predica:  Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, IMC, / Arzobispo de Tunja

Lucas 23, 34 I Cuando llegaron al lugar llamado la calavera, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús dijo: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

 

Segunda palabra: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”
Predica: Mons. Carlos Alberto Correa Martínez / Vicario Apostólico de Guapi

Lucas: 23, 39 - 43 I Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿no eres tú el Cristo? ¡sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste, nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.

 

Tercera palabra: “Mujer: He ahí a tu hijo”
Predica: Mons. Elkin Fernando Álvarez Botero / Obispo Auxiliar de Medellín

Juan: 19, 26 - 27 I Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien el amaba, dijo a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo! Después dijo al discípulo: ¡he ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa.

 

Cuarta palabra: “Dios mío ¿por qué me has abandonado?”
Predica: Mons. Luis Rueda Aparicio / Obispo de Montelíbano

Marcos: 19, 33 - 34 I Y desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y alrededor de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿Lema Sabactani? Que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?…

 

Quinta palabra: “Tengo sed”
Predica: Mons. Omar Alberto Sánchez Cubillos, OP / Obispo de Tibú

Juan: 19, 28 - 29 I Después de esto, sabiendo Jesús que todo se había ya consumado, para que se cumpliera la escritura, dijo: tengo sed. Había allí una vasija llena de vinagre; colocaron una esponja empapada del vinagre en una rama de hisopo y se la acercaron a la boca.…

 

Sexta palabra: “Todo… está consumado”
Predica: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía / Arzobispo de Cali

Juan: 19, 30 I Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡todo… está consumado! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

 

Séptima palabra: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”
Predica: Card. Rubén Salazar Gómez / Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

Lucas: 23, 44 - 46 I A la hora sexta descendieron las tinieblas sobre la tierra hasta la hora novena y el sol se eclipsó. El velo del templo se rasgo en dos y Jesús clamando a gran voz dijo: padre en tus manos encomiendo mi espíritu, y diciendo esto expiró.

VOLVER


SEGUNDO JUEGO

 

Primera palabra: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”
Predica:  Mons. Ricardo Tobón Restrepo, / Arzobispo de Medellín

Lucas 23, 34 I Cuando llegaron al lugar llamado la calavera, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús dijo: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

Segunda palabra: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”
Predica: Mons. Hugo Alberto Torres Marín / Obispo de Apartadó

Lucas: 23, 39 - 43 I Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿no eres tú el Cristo? ¡sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste, nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.

 

Tercera palabra: “Mujer: He ahí a tu hijo”
Predica: Mons. Luis Adriano Piedrahita Sandoval / Obispo de Santa Marta

Juan: 19, 26 - 27 I Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien el amaba, dijo a su madre: ¡mujer, he ahí tu hijo! Después dijo al discípulo: ¡he ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa.

 

Cuarta palabra: “Dios mío ¿por qué me has abandonado?”
Predica: Mons. Fidel León Cadavid Marín / Obispo de Sonsón - Rionegro

Marcos: 19, 33 - 34 I Y desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y alrededor de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿Lema Sabactani? Que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?…

 

Quinta palabra: “Tengo sed”
Predica: Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid / Obispo de Cúcuta

Juan: 19, 28 - 29 I Después de esto, sabiendo Jesús que todo se había ya consumado, para que se cumpliera la escritura, dijo: tengo sed. Había allí una vasija llena de vinagre; colocaron una esponja empapada del vinagre en una rama de hisopo y se la acercaron a la boca.…

 

Sexta palabra: “Todo… está consumado”
Predica: Mons. Francisco Antonio Nieto Sua / Obispo de Engativá

Juan: 19, 30 I Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡todo… está consumado! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

 

Séptima palabra: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”
Predica: Mons. Rubén Darío Jaramillo Montoya / Obispo de Buenaventura

Lucas: 23, 44 - 46 I A la hora sexta descendieron las tinieblas sobre la tierra hasta la hora novena y el sol se eclipsó. El velo del templo se rasgo en dos y Jesús clamando a gran voz dijo: Padre en tus manos encomiendo mi espíritu, y diciendo esto expiró.

Posted by Admin9834

Ingresa

Iglesia Colombiana