Desde Roma, presidente del episcopado colombiano en fiesta de Madre Laura

Con motivo de la fiesta de la Madre Laura, primera santa colombiana, la Embajada de este país ante la Santa Sede organizó una ceremonia religiosa, que fue presidida por monseñor Oscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal, quien aseguró que es una gracia “celebrar los 70 años del nacimiento de la Madre Laura para el cielo en el clima amazónico del Sínodo eclesial”, que se realiza por estos días en Roma.

El prelado recordó el servicio prestado por esta religiosa durante su vida, caracterizado por la entrega total a los más olvidados y descuidados que sentían el llamado de Jesús. “Ella comprendió que Dios no está encerrado en los límites religiosos: Dios está afuera y habla por doquier a todos. La persona siempre será un ser capaz de acoger a Dios”. 

“Resalto a una mujer valerosa e incansable que recorrió vastos territorios por tierra y agua, mostrando a su paso a un Dios vivo que no es mudo, que busca ante todo el corazón, que es el centro de la vida, pues es el centro del amor(…) Ella entendió que para conocer a quienes se lleva el Evangelio primero hay que amarlos, así como para conocer a Jesús es preciso amarlo. Por eso Madre Laura comprendió la “sed” de Jesús que llama diciendo: «aprendan de mí, de mi manera de amar y encontrarán descanso, porque encontrarán la verdad que los hace libres»”.

Finalmente, agregó “Jesús sabe que la vida coloca en las espaldas de los más pequeños y abandonados un peso injusto: la violencia, la indiferencia, el desprecio, el olvido. Qué secreto tan precioso para Madre Laura (…) Por eso esta mujer extraordinaria no se cansó de caminar junto a los pequeños y arrastró tras sí una estela de mujeres que comprendieron su carisma”.

Por su parte, el Embajador de Colombia ante la Santa Sede, Jorge Mario Eastman, dijo al final de la ceremonia que la Madre Laura es un ejemplo de vida y entrega por los demás, “porque a pesar de que perdió su padre a causa de la violencia esto no la amilanó y dedicó su servicio a la evangelización, a llevar la iglesia a la periferia, lo que hizo la madre Laura fue recoger las diferencias y trabajar en lo que une por el bien del país y la paz”. 

A esta celebración eucarística asistieron más de 500 invitados, entre los que se encontraban los 15 prelados colombianos que participan por estos días en el Sínodo de la Amazonía, religiosos y sacerdotes que trabajan en Roma, además de la Embajadora de Colombia en Italia, Gloria Ramírez, y miembros del cuerpo diplomático. 

Recordemos Laura Montoya fue declarada Santa el 12 de mayo del 2013, en Roma por el Papa Francisco, el día de la canonización dijo el Pontífice: "Laura Montoya fue un instrumento de evangelización primero como maestra y luego como madre espiritual de los indígenas a los que infundió esperanza, acogiéndolos con ese amor aprendido de Dios".

Descargar homilía

Fotos: Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR) 

Posted by editorCEC1

Ingresa