"Es momento de superar la indiferencia, preocupémonos por cuidarnos entre nosotros": Cardenal Salazar

En el cuarto domingo de Cuaresma, el cardenal colombiano Rubén Salazar Gómez, celebró la santa misa, a puerta cerrada en la Capilla del Sagrario en Bogotá. Durante su homilía el prelado afirmó que este virus que hoy ataca a la nación y al mundo entero no debe llevar a la indiferencia y por tanto invitó al cuidado de los unos por los otros.

La luz que el Señor nos da nos permite mirar a nuestro país Colombia y al mundo, descubrir cómo este virus, que tiene prácticamente acorralado al mundo entero, es un virus que nos invita a preocuparnos los unos por los otros (…)  Esto no nos puede dejar indiferentes, tenemos que orar por todos para que el Señor tenga misericordia y, si es su voluntad, frene este contagio, que haga posible que la humanidad recobre la salud y podamos vivir en paz”.

Jesús curó a un ciego de nacimiento, hoy le pedimos que nos cure a nosotros
Guiado por la lectura del Evangelio del día, el cardenal recordó cuando Jesús curó a un ciego de nacimiento y cómo este acuartelamiento que hoy vivimos por cuenta del coronavirus nos lleva a reflejar en cada uno de nosotros este ciego, que por la ausencia de Dios y por nuestra soberbia nos hace pensar que no necesitamos de Él, creyéndonos autosuficientes.

Hoy, de manera especial, con esa pandemia de coronavirus se nos invita a que entremos en nuestro corazón, que reconozcamos nuestra fragilidad, nuestra incapacidad, nuestra impotencia, que reconozcamos que necesitamos de Dios, que tenemos que construir según Dios y no a espaldas de Él, como lo pretendemos todos los días”.

Nosotros tenemos ese peligro de estar envueltos por las tinieblas y el error, por eso el Señor viene a nosotros, se acerca a nosotros, así como el Señor se acercó al ciego. Hoy le pedimos a Él que nos cure, que nos limpie y abra nuestros ojos para que podamos ver con la luz que Él nos da y comprender el verdadero sentido de nuestra existencia, de nuestra misión en este mundo, el verdadero sentido de la historia y el sentido de estas tragedias espantosas que nunca nos imaginaríamos íbamos a vivir”.

Debemos convertirnos en verdaderos cuidadores de la familia
Frente al tema de la familia, dijo que en estos tiempos de confinamiento es probable que aumente la violencia intrafamiliar, propio del encierro “porque cuando se está en permanente contacto con las personas pueden surgir todos esos males que aqueja la relación, la indiferencia, la falta de comunicación, la violencia que se expresa de tantas maneras diferentes”.

Al explicar cómo el Señor nos abre hoy los ojos para que descubramos el verdadero sentido de la familia en la que vivimos y de la cual Él nos regaló, invitó a que cuidemos de ella y la protejamos, de manera especial pidió prestar mayor atención a los niños, adultos mayores, a las personas enfermas y por su puesto a la población más débil y frágil.

No olvidemos a los que sufren
Si bien es cierto que Colombia debe cumplir con la medida de cuarentena decretada a partir de este martes 24 de marzo y que rige hasta el 13 de abril por causa de la pandemia, es preocupante la situación de aquellas personas vulnerables y que viven del sustento diario, a lo que el cardenal invitó a no ser indiferentes, ser solidarios y buscar caminos prácticos para ayudarlos.

Tenemos que preocuparnos especialmente por aquellos que, por causa de las medidas extraordinarias tomadas por esos días por la pandemia, están viviendo una situación económica desesperada, pensemos no solo en aquellas personas que viven de la miseria, sino también en aquellos que dependen fundamentalmente de su trabajo, cuando lo dejan de hacer no tienen de donde tener recursos para su sustento”, aseveró.

Cuidémonos y seamos responsables los unos de los otros
En este sentido, hizo un firme llamado a cumplir con las disposiciones dadas por las autoridades gubernamentales y la misma Iglesia, acatando las prevenciones necesarias para no expandir más la pandemia “Tomemos las prevenciones necesarias para no ser contagiados y no convertirnos en vectores de la enfermedad”.

Finalmente, pidió la sabiduría de Dios y la luz del Espíritu Santo “para que podamos siempre tomar las decisiones más oportunas y adecuadas, de tal manera que contribuyamos a que la epidemia pare y se detenga, que no siga haciendo daño a tantas personas que sufren y mueren a causa de ella”.

A la eucaristía que fue transmitida a través del Canal RCN, estuvieron presentes, monseñor Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá, el padre Jorge Marín, párroco de la Catedral, el padre Carlos Andrés Castillo, Vicario de la Catedral y unas religiosas de las Hijas de la Iglesia, cuyo carisma es la adoración al Santísimo Sacramento.

Posted by editorCEC1

Ingresa

Iglesia en el mundo