Expocatólica ha sido un ejercicio de fe, que nos muestra cómo servir al mundo

Buscar el sentido transcendente de la existencia, superando las limitaciones de lo banal, fue el llamado del cardenal Rubén Salazar Gómez, durante la eucaristía de clausura de Expocatólica 2019.

Durante su homilía hizo referencia a tres tentaciones de las que el  hombre puede ser sujeto: Centrar la atención en los bienes materiales, buscar la propia gloria y tratar de instrumentalizar a Dios.

Recordó que no debemos preocuparnos solamente por aquello material, porque esto hace perder el sentido de la existencia; luego indicó que solamente Dios puede estar en la mente en nuestro ser. Solo Dios puede dar alegría, paz y felicidad, enfatizó.

Al referirse a la última tentación dijo que no podemos tentar a Dios y que nuestra vida tiene que ser más bien un servicio a los demás.

“En este primer domingo de Cuaresma la invitación es a tomar conciencia de que estando en el mundo somos permanentemente tentados por el mal, por eso debemos estar atentos”. El Señor nos da los medios: Su Palabra, necesitamos escucharla, entenderla y ponerla en el centro del corazón; el sacramento de la eucaristía y la reconciliación", explicó.

 Al referirse al tema de la Expocatólica señaló que ha sido un ejercicio de fe, de descubrir las mil formas de cómo podemos desde la Iglesia servir al mundo, seguir Caminando Juntos y llevar la presencia del Señor a todos los rincones.

 “Fue una oportunidad de mostrar lo que la Iglesia hace en todos los campos de acción, presentar cómo actúa y está siempre atenta al que sufre, al necesitado, una Iglesia que está siempre interesada en la transformación de la sociedad”, afirmó.

“Sigamos caminado juntos”, fue el lema que acompañó durante estos cuatro días la versión de Expocatólica, brindando al público toda la diversidad de obras y carismas pastorales de la Iglesia católica, así como espacios de encuentro de fe, oración, reflexión, formación y reconciliación. 

Posted by editorCEC1

Ingresa