"La violencia no soluciona nada; produce sufrimiento y muerte": Episcopado

Ante la compleja situación social que está atravesando el país en estos momentos, enmarcada en la emergencia sanitaria mundial, la Iglesia católica ha emitido un comunicado de 8 puntos en el que advierte que, si bien las protestas son un derecho válido de ejercer y una alternativa, éstas deben hacerse respetando los derechos humanos.

Rechazamos decididamente, sea cual fuere su proveniencia, las violaciones a los derechos humanos, los actos de violencia vandálica, los bloqueos a la movilidad y al abastecimiento de alimentos, la desaparición de personas, los atentados contra la integridad física de cualquier persona, los destrozos causados a los bienes públicos y privados”.

Igualmente, en este segundo comunicado relacionado con el tema del paro nacional, los obispos expresan el dolor de Iglesia por las muertes, los heridos y los enfermos que no han podido contar con la atención de la misión médica, por causa de los cierres y las afectaciones en las vías.

En su mensaje, el episcopado reafirma que “la violencia, el vandalismo, las agresiones, el abuso de la fuerza y el caos social no solucionan nada, pues sólo traen consigo sufrimiento y muerte, especialmente a los más pobres, además de deslegitimar y hacer cuestionable cualquier protesta social”.

En este contexto, los obispos hacen un llamado urgente y clamoroso para que se detengan estos hechos de violencia y de muerte que se están impulsando. “Es momento de emprender juntos la tarea de generar un modelo de desarrollo humano integral”, afirman.

Exhortan a seguir el insistente llamado que el Papa Francisco ha hecho de abrir los canales para el diálogo social; esto, indican, ayudará a afrontar la compleja situación que vive el país. “Insistimos en la imperante necesidad de avanzar hacia la reconciliación nacional y hacia la paz, con la participación y los esfuerzos de todos los ciudadanos, sin perder de vista que es un camino arduo que requiere valentía y perseverancia”.

Jornada de Oración
Finalmente, los obispos convocan a todas las comunidades católicas, para que este 7 de mayo, primer viernes de mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, se realice en todas las parroquias del país una jornada de oración para pedir por la paz de Colombia. 

Descargar comunicado

Posted by editorCEC1

Ingresa