Lunes, martes y miércoles Santos: Por qué son importantes y cómo vivirlos

Estos tres días, dan la oportunidad de disponer el espíritu para vivir la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesús, con verdadera fe y recogimiento.

¿Cómo se celebrar estos días? Lo hacemos participando de la Santa Misa, celebrando el sacramento de la penitencia y haciendo el ejercicio del Santo Viacrucis y meditando la Palabra de Dios.

Para reflexionar: Jesús nos advierte la necesidad de convertirnos, o sea de cambiar de vida, profunda y radicalmente. Que no bastan cambios superficiales, no alcanza participar de ritos o celebraciones. Estamos llamados a cambiar el corazón, a hacer nueva nuestra mentalidad.

Se propone vivir tres momentos que son fundamentales: 
El primero: El silencio. Es necesario disponer el espíritu y abrir el corazón para escuchar la Palabra de Dios.  Este trabajo no se hace de cualquier manera. El silencio es el lenguaje de Dios, que nos permite la meditación, que nos permite un buen discernimiento, que nos permite una oración profunda. 
Segundo: La reflexión. Días muy propios para pensar y entender dónde nos encontramos y hacia dónde debemos caminar según la voluntad del Señor. 
Tercer: La reconciliación. Estos días son un momento para acercarnos al Sacramento de la reconciliación, donde se experimenta el gran amor misericordioso de Dios Padre que nos espera para darnos el perdón de nuestros pecados.

Posted by editorCEC1

Ingresa