Obispos de Colombia ofrecen oración por la vida consagrada

Con ocasión de la XXV Jornada Mundial de Oración por la Vida Consagrada, que la Iglesia católica anima cada 2 de febrero, los obispos de Colombia saludan a todos los hermanos y hermanas que hacen parte de los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica en el país, agradeciéndoles el servicio y la entrega hacia los más necesitados.

En el mensaje, firmado por monseñor Óscar Urbina Ortega, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se subraya que frente a la difícil circunstancia que vive el mundo entero y de manera particular el país, por causa de la pandemia del Covid-19, la Iglesia quiso proponer el lema: “La vida consagrada, signo de esperanza en medio de la pandemia”. Esto, con el fin de resaltar el testimonio de la vida consagrada “que refleja al Señor Jesús en el servicio a los más pobres, los enfermos y los que sufren”.

Igualmente, los obispos ofrecen sus oraciones por aquellos sacerdotes, religiosos y religiosas que han muerto víctimas de la pandemia, así como por aquellos que hoy se encuentran batallando contra este poderoso virus.

Momentos que animan a vivir la Jornada
Observan que son tres las razones por las que san Juan Pablo II animó a vivir esta celebración de la vida consagrada: Primero, dar gracias a Dios por el gran don de la vida consagrada; segundo, promover en todo el pueblo de Dios el conocimiento y la estima de la vida consagrada; y, por último, celebrar la acción del Espíritu Santo que anima a la insustituible misión evangelizadora en la Iglesia y en el mundo.

Finalmente, los prelados confían a la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia, la vida y misión de quienes han tomado la decisión de consagrar su vida a Cristo y al servicio de la Iglesia.

Descargar comunicado  

Posted by editorCEC1

Ingresa