Sagrada Familia, familia humana y pandemia

En el domingo después de Navidad, la liturgia nos invita a celebrar la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, donde cada pesebre nos muestra a Jesús junto a la Virgen y a san José, en la gruta de Belén. Dios ha querido nacer en una familia humana, ha querido tener una madre y un padre como nosotros.

Recordemos las palabras del papa Francisco en el Ángelus del domingo 27 de diciembre de 2015 cuando se refería, precisamente, a la fiesta de la Sagrada Familia: “El núcleo familiar de Jesús, María y José es para todo creyente, y en especial para las familias, una auténtica escuela del Evangelio. Aquí admiramos el cumplimiento del plan divino de hacer de la familia una especial comunidad de vida y amor. Aquí aprendemos que todo núcleo familiar cristiano está llamado a ser «iglesia doméstica», para hacer resplandecer las virtudes evangélicas y llegar a ser fermento de bien en la sociedad.”

Precisamente uno de los principales pilares para la tranquilidad y el ánimo que necesita la comunidad humana para sortear este tiempo de pandemia que azota al mundo, es la familia. Ese anhelo de Dios de que toda familia sea “una especial comunidad de vida y amor”, debiera ser el que inspire y motive a la familia hoy para asumir el compromiso de reconstrucción de este mundo afectado por un virus letal.

“Del ejemplo y del testimonio de la Sagrada Familia, cada familia puede extraer indicaciones preciosas para el estilo y las opciones de vida, y puede sacar fuerza y sabiduría para el camino de cada día”, afirmó el pontífice. Se requiere, pues, resaltar el modelo de la familia en la que creció Jesús, la familia que Dios se escogió para hacerse hombre; la familia que se dejó tocar, cuestionar y cambiar por el Dios humanado.

En este contexto, monseñor Joselito Carreño Quiñonez, vicario apostólico de Puerto Inírida, nos recuerda el texto del libro del profeta Malaquías (4,6): "El hará cambiar el corazón de los padres en favor de los hijos y el corazón de los hijos en favor de sus padres” y, al mismo tiempo, nos hace la invitación para que en este tiempo de confinamiento las familias vuelvan a encontrarse consigo mismas y redescubran que no hay mejor lugar para estar que en el seno del hogar.

Asegura que este tiempo de pandemia debe generar en el ser humano el compromiso de mejorar su vida y su relación con Dios y con quienes nos rodean, recordando con esto al papa Francisco cuando dijo que toda persona debe aprender de esta crisis para que pueda salir de ella renovada y con una actitud dispuesta al cambio.

“En el caso de la familia, esta experiencia ha debido ir ayudando a reconciliar a los padres con los hijos y los hijos con los padres, para que este tiempo no haya sido un tiempo perdido, sino un tiempo en el que se ha sabido ganar y aprovechar”, puntualizó. 

Posted by editorCEC1

Ingresa