Un “Día del Trabajo” con grandes desafíos para la economía nacional

El 1 de mayo, la Iglesia católica celebra la fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial del Trabajo.

En esta conmemoración, marcada por un momento especial que afecta a la humanidad por causa de la pandemia del coronavirus, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) dirige un saludo especial a las trabajadoras y los trabajadores del país.

En un video grabado por monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social y vocero de la CEC para este tema, se resalta que esta celebración se vive en un momento particular, donde la crisis económica y social que enfrenta el país está en su punto de quiebre, generando esto, la desaparición de numerosas empresas y puestos de trabajo.

Urge una transformación del modelo de desarrollo
Frente a esta realidad anota que el país tiene un gran desafío de repensarse; pero, para hacerlo, “es importante incorporar la voz, los programas, las propuestas de todos los trabajadores y sus organizaciones”.  Solo así, agrega: “se podrá transformar el modelo de desarrollo existente y dar cambios sustanciales que nos lleven a una sociedad más equitativa e incluyente, una sociedad con una democracia más robusta”.

Reconoce la labor de mujeres y hombres trabajadores, que con su voz activa y propositiva en los diferentes escenarios, le aportan a la salida de la crisis que vive el país.

San José: "Un padre sencillo, capaz de llevar grandes transformaciones"
Igualmente, recuerda como el Papa Francisco quiso dedicar este año a san José, un hombre sencillo y humilde, que con “su entrega y confianza en Dios fue capaz de llevar grandes transformaciones en la historia”.

Que este modelo de hombre nos sirva a nosotros en este día, para continuar haciendo esfuerzos y propuestas desde todos los sectores trabajadores, en búsqueda de las grandes soluciones y para darle alma a la economía del país”, concluye.

Año de San José: "Un padre en la ternura, en la obediencia y la acogida"
El Sumo Pontífice promulgó el pasado 7 de diciembre la Carta Apostólica “Patris Corde” (Con corazón de padre), en conmemoración del 150 aniversario de la declaración de san José como patrono universal de la Iglesia Católica. Con esta carta el Papa Francisco instituyó el año 2021 como el “año de San José”. Esta celebración inició el 08 de diciembre de 2020 y se extenderá hasta esta misma fecha del 2021.

Un padre amado, un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un trabajador, siempre en la sombra”: con estas palabras el Papa Francisco describe a san José de una manera tierna y conmovedora. 

Posted by editorCEC1

Ingresa