“En medio de la pandemia, María nos invita a ser solidarios”: Sor Cecilia Triana

Cada 27 de noviembre, el santoral católico rememora una de las apariciones marianas de la Virgen María que hace alusión al momento en que la Madre de Dios se apareció a santa Catalina Labouré, en 1830, en una escena que se convertiría en la imagen de una insignia popularmente conocida como la "Medalla Milagrosa".

La hermana Cecilia Triana González, Provincial de las Hijas de la Caridad, Provincia La Milagrosa Bogotá – Venezuela, recordó que esta escena de la aparición de la Virgen a esta joven novicia que pertenecía a la comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, aconteció en París, en tiempos donde se vivían momentos de guerra, pandemias y crisis sociales muy fuertes, que no fueron ajenas al corazón de la madre de Dios. “Allí la Virgen le dijo que esa medalla sería un signo de amor, una promesa de protección y una fuente de gracia para todos aquellos que confiaran en ella”.

Esto tiene que ver con la simbología que hay en la misma medalla”, explicó la religiosa. “María resplandece en medio de las 12 estrellas como la reina de los Apóstoles, como la madre de la Iglesia, como quien alienta y favorece nuestra vida, la vida del pobre, del creyente y nuestra misión de hogares, nuestra misión de apóstoles, de trabajadores, de campesinos, de personas del barrio, de personas de la economía, de la ciencia y allí está María”.

En este contexto, la religiosa dijo que estos signos nos deben llevar a recordar la función que tiene cada uno dentro de la Iglesia, más en estos momentos por los que atraviesa la humanidad, donde somos llamados a vivir la fraternidad y a acoger a los más necesitados.

María nos está recordando que cada uno de nosotros somos una estrella, al igual que los Apóstoles; una estrella que tiene toda una misión, somos enviados para hacer el bien en medio del dolor, de la orfandad de nuestro tiempo, debemos ser esa luz profundamente solidaria que ilumina en medio de la tiniebla, en medio de la adversidad”, advirtió.

Observó que en estos tiempos inesperados y difíciles de comprender, fruto de la pandemia no solo del coronavirus, sino de otras pandemias que afronta el planeta y la sociedad colombiana, es donde aparece el misterio de la medalla, “en medio de esta situación la Virgen permite intuir que alrededor de la crisis que vivimos nuestro corazón de hombres y mujeres tiene que ser solidario”.

“Todas las pandemias que nacen de la desigualdad, de la inequidad, de los abusos, de la corrupción institucionalizada, que nacen de todas esas formas de reconocimiento de la dignidad del ser humano, nos invitan a reflexionar y a atender el llamado que nos hace el Santo Padre en su última carta «La alegría de ser hermanos»".

Este viernes 27 de noviembre, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl tendrán la eucaristía, a las 6:00 p.m., para conmemorar la fiesta de Santa Catalina Labouré y la celebración de los 387 años de fundación de esta comunidad.

Posted by editorCEC1

Ingresa