“Han destruido las imágenes, pero no nuestra fe”

Con estas palabras el obispo de la Diócesis de Montelíbano, Farly Yovany Gil Betancur, expresa su voz de repudio, frente a lo ocurrido este  14 de enero, donde fueron destruidas  las imágenes de San José, María Inmaculada y Santa Laura Montoya, en el Santuario de San José de Uré, ubicado al sur de Córdoba.

Como Iglesia de Montelíbano, repudiamos todo acto vandálico que atente contra la libertad religiosa y las tradiciones de la comunidad creyente. Pedimos enérgicamente, que se respeten todas aquellas expresiones de religiosidad que, sin duda alguna, aportan al crecimiento en valores espirituales, familiares, culturales y humanos”.

En su mensaje, el prelado observa que este templo parroquial dedicado a San José, es reconocido no solo por su patrimonio espiritual, sino también por tener una identidad cultural y religiosa, de ahí que cientos de peregrinos lo visitan año tras año para pedir favores bajo la intercesión de este santo.

Monseñor Gil expresa que a pesar de lo sucedido, que causa dolor, se debe seguir caminando con “compromiso, lealtad y sentido de pertenencia por nuestra Iglesia Católica”.

Así también, ofreció el perdón hacia la persona responsable de este acto. “Los cristianos no podemos devolver mal por mal. Por eso, como Iglesia, oramos por la conversión de quien ha perpetrado esta acción sacrílega”.                                                          

Es la cuarta vez, que en esta Jurisdicción Eclesiástica se presenta este tipo de actos, donde personas inescrupulosas destruyen imágenes religiosas, hiriendo así la fe de tantos católicos en esa región del país.


DESCARGAR COMUNICADO AQUÍ


Vea también la declaración del presbítero Eder Riqueme Tovar, párroco de San José de Uré

 

 

Posted by editorCEC1

Ingresa