Arzobispo de Barranquilla envía a misión pastoral a 32 equipos evangelizadores

En el marco de la fiesta litúrgica de Pentecostés, la Arquidiócesis de Barranquilla culminó el domingo 9 de junio, en el Colegio Liceo de Cervantes, el retiro con los equipos de base de 32 parroquias de esta Iglesia particular, quienes finalizaron su proceso de vivencia de 12 encuentros kerigmáticos, guiados por el Arzobispo de esta ciudad, monseñor Pablo Emiro Salas Anteliz, en compañía de los párrocos de estas comunidades.

Durante la Eucaristía de clausura, y guiado por las lecturas de la fiesta de Pentecostés, monseñor Salas Anteliz invitó a los 300 fieles que vivieron este primer retiro kerigmático, y las 12 catequesis de encuentro con Cristo, a convertirse en equipos de evangelización y a pedir al Espíritu Santo su compañía para anunciar en sus diferentes ambientes, el inmenso amor de Cristo.

Bajo los símbolos de la Palabra de Dios, la cruz y un cirio, cada uno de los evangelizadores asumió  con mayor unción, su adhesión a Cristo para contribuir desde sus dones y carismas al fortalecimiento del Reino de Cristo en la tierra.

El prelado enfatizó que la salvación en la Iglesia se vive en comunidad, y a ejemplo de la vivencia de Pentecostés, “donde los apóstoles estaban reunidos junto a la Virgen María, estamos llamados todos los miembros de la Iglesia a unirnos fraternalmente a nuestras comunidades”.

Monseñor Salas expresó que este signo de unidad y de permanecer cercanos a las comunidades, debe ser luz para la sociedad actual, pues en el mundo intenta sobreponerse un espíritu de individualismo que lleva al hombre y a la mujer que están lejanos de Dios, a intentar imponer su voluntad, y no la de Dios en sus decisiones, tanto que quieren vivir su fe a su estilo.

“Hoy vivimos como Iglesia arquidiocesana esa dimensión eclesial de Pentecostés. Hoy le pedimos al Señor que haya un nuevo Pentecostés entre nosotros y que el fuego del Espíritu Santo toque los corazones, las parroquias y todas nuestras comunidades. Que sea el Espíritu Santo que me mueva a trabajar y a construir la espiritualidad de comunión”, pidió Monseñor Pablo Salas a los presentes.

Como signo de envío, el señor Arzobispo bendijo a cada equipo de evangelizadores, entre los que está cada párroco participante, a quienes pidió pasar por la puerta de Cristo y luego ser enviados con la bendición episcopal a evangelizar en sus realidades parroquiales.

Unámonos en oración por nuestra amada Iglesia Católica Universal y de manera especial por nuestra Iglesia peregrina en el Departamento del Atlántico, para que nuestro Padre Dios, en el nombre de Su hijo Jesucristo, nos envíe la fuerza del Espíritu Santo y con la compañía de la siempre Reina Virgen María, nos conceda la Gracia de visibilizar el amor y la unidad, mandatos del Señor a Su Iglesia.

Posted by editorCEC1

Ingresa