Bonaverences orarán por la protección de su ciudad

Ante los crueles hechos de violencia que han enlutado en los últimos meses a la ciudad de Buenaventura, su Obispo, Monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, dará la bendición sobre la ciudad.

El evento ocurrirá el 13 de julio en las cercanías de la fiesta de San Buenaventura. A él se sumarán los párrocos de la localidad, a quienes se invitará a unirse con la bendición en cada una de sus comunidades.

Según explicó el prelado, en diálogo con Gaudium Press, no se trata de un exorcismo como han indicado algunos medios de comunicación, sino de una manifestación ciudadana que se expresará en la bendición, la cual tendrá por objeto pedir la protección de Dios sobre la ciudad, tan fuertemente azotada por la violencia.

"Queremos que Dios bendiga la ciudad (...) que venga sobre nosotros", indicó Mons. Jaramillo Montoya.

El prelado, también, comentó que los casos de violencia que se han presentado en Buenaventura son "tan terribles" y que se "nota la manifestación del mal". Lo que llama a reflexionar "para que nos demos cuenta que estamos viviendo una maldad".

Por eso la bendición que se hará sobre la ciudad será para "invocar la protección de Dios", "mover los corazones" y "ser conscientes que existe el mal (...) un mal que parece que no acaba".

El Obispo de Buenaventura expuso que la idea nació de la campaña "Buenaventura Siembra Esperanza" que viene siendo impulsada en esta ciudad con la participación de la Diócesis, así como de la Armada y autoridades civiles. El propósito de la iniciativa es el de mejorar los entornos barriales.

"Aquí surgió la idea de bendecir la ciudad para acudir a la Misericordia de Dios", y por qué no llevar a que "los malos reflexionen".

De acuerdo con reportes recientes de las autoridades locales, en lo que va este 2019 se han registrado más de 50 asesinatos en Buenaventura. Uno de los casos más dolorosos y recientes fue el de una menor de 10 años cruelmente estrangulada.

Fuente: Agencia católica GAUDIUM PRESS

Posted by editorCEC1

Ingresa