Iglesia en Sucre sigue clamando ayuda para damnificados del invierno

Más de 2.4 toneladas en ayuda alimentaria, útiles de aseo, medicamentos y ropa han sido entregados por el Secretariado Diocesano de Pastoral Social/Diakonía de la Paz (Sincelejo), a los damnificados de la región de La Mojana quienes padecen las inclemencias de las lluvias.

Estas entregas hacen parte de la primera ayuda humanitaria que se recolectó mediante la campaña de solidaridad que la Diócesis de Sincelejo animó desde el pasado 25 de agosto, fecha en que se presentó el desbordamiento del río Cauca dejando más de 2.226 damnificados en el Departamento de Sucre.

Por su parte, monseñor José Clavijo Méndez, obispo de Sincelejo y el padre Ismael Acosta Pineda, director de Pastoral Social, quienes han estado visitando varias de las zonas afectadas, agradecieron el aporte de las personas que generosamente han ofrecido sus ayudas.

Así también, monseñor Clavijo expresó su preocupación por las condiciones en que muchas familias están viviendo y exhortó a los colombianos para que estas ayudas se mantengan con el fin de seguir favoreciendo a las comunidades que padecen la inclemencia de la naturaleza.

 “Hemos visitado especialmente la vereda de Nueva Esperanza y algunos otros sitios aledaños, encontrando unas situaciones verdaderamente tristes. Si el invierno se prolonga, significa que todas estas personas que han tenido que abandonar sus casas, continúen habitando en viviendas improvisadas, especialmente en los lugares más altos, en carreteras y carreteables de las veredas. De modo que nos urge ser solidarios con todas estas personas”, expresó el jerarca.

Según informó el prelado, otras de las zonas afectadas por las lluvias son: las veredas de los municipios de Guaranda, Majagual, Achí, que pertenece a Bolívar, y otros municipios del sur de Bolívar, del río Cauca arriba. Igualmente, en la región del San Jorge, El Cauchal, en Sincelejito, La Sierpe y otros caseríos que quedan sobre la vía de la carretera, totalmente inundados por el caño Rabón.

Finalmente, se informó que los padres Vicentinos presentes en esta zona de emergencia y un testigo de la comunidad recibieron las ayudas en la parroquia Santo Cristo de Guaranda. Una parte de estas tuvo como destino el municipio de Majagual, también afectado por el desbordamiento del río Cauca.

Con las ayudas que sigan llegando, se espera preparar una nueva entrega en las comunidades de Sucre-Sucre, La región del Pansegüita y San Marcos.

Posted by editorCEC1

Ingresa