Inspirado en san José, arzobispo de Bogotá saluda a los padres de familia

padre13_1.jpg

Media Folder: 

En Colombia ya es tradición celebrar, el tercer domingo del mes de junio, el Día del Padre. La Iglesia se une a este homenaje reconociendo la labor de los padres y resaltando la figura de san José, patrono de los padres, quien fue llamado por Dios para servir directamente a la misión de Jesús mediante el ejercicio de la paternidad.

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y primado de Colombia, al expresar su saludo de felicitación en esta fecha y animar a los padres hacia el camino de una misión santificadora, ofrece tres pasos guiados desde la figura de san José, para vivir este momento.

San José trabajador. El trabajo santifica
El prelado pidió a los padres de familia que tienen su trabajo, fuere cual fuere, hacerlo cada día con entrega y hacer de él un espacio de santificación. “El trabajo no es un castigo, el trabajo es una dignificación y una santificación al estilo de San José. El trabajo tiene espiritualidad”.

El papá debe ser fuerte, pero tierno como san José
Recordó cómo, a ejemplo de San José, este hombre que vivió de cerca la ternura, expresada en el cariño y el afecto ofrecidos a su hijo Jesús y a María, los padres también deben cumplir esa misión de amar y guiar a la familia. “Esta ternura la necesitamos corrigiéndonos, amándonos y orientándonos, esa es la misión tierna de un papá al estilo de san José en el ambiente de la familia”, indicó.

Necesitamos papás valientes en la fe
Frente a este aspecto, el prelado resaltó la importancia de la presencia de Dios a través de la oración en familia, de manera especial cuando esta es animada por iniciativa del padre, siendo este capaz de mostrarse como misionero dentro del hogar.

“Necesitamos papás que sean capaces de ser misioneros dentro del hogar, dentro de la familia. Que bello es ver a un papá orando con su esposa, hijos y nietos, porque se convierte en instrumento de Dios, para que toda su familia, a través de la oración, encuentre la presencia del Señor y de la Santísima Virgen”, puntualizó.

Finalmente, agradeció a los padres el habernos dado el don de la vida, así como su presencia, su rostro y sus manos trabajadoras.

Posted by editorCEC1

Ingresa