Nota internacional destaca apoyo de la iglesia a migrantes venezolanos

Compartimos nota de prensa en inglés (y su traducción en español) realizada por Chatolic News Service y publicada en el portal web The Chatolic Register, sobre el apoyo de la Iglesia en Colombia a los migrantes venezolanos. Los voceros para este informe periodístico fueron monseñor Víctor Ochoa Cadavid, obispo de Cúcuta, y monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social – Cáritas.


Lee el artículo original: Colombian bishops seek more solidarity with Venezuelan refugees


Los obispos colombianos buscan más solidaridad con los refugiados venezolanos
Por Chatolic News Service

BOGOTÁ, Colombia - Los obispos en Colombia están haciendo un llamado a los funcionarios, las parroquias y la comunidad internacional para que aumenten los esfuerzos para ayudar a los inmigrantes venezolanos, que están dejando su país al ritmo de al menos 50,000 personas por mes.

El llamado a la acción se produce cuando la violencia, la escasez de alimentos y la hiperinflación obligan a miles de venezolanos a huir hacia Colombia y otros países de América del Sur.

En Colombia, que ha acogido a la mayoría de los migrantes, el número de venezolanos se duplicó en un año, de 300.000 a 600.000, según estimaciones del gobierno. Esto ha causado un gran daño a los hospitales, las escuelas y los gobiernos municipales, que luchan por atender a la población que ingresa.

"Muchas personas que vienen buscan medicinas y alimentos", dijo el obispo Víctor Ochoa Cadavid, de Cúcuta, la ciudad más grande en la frontera de Colombia con Venezuela. "Estas personas están sufriendo mucho y estamos tratando de hacer lo que podamos para proporcionar algo de caridad".

En Colombia, la Iglesia ha proporcionado despensas de alimentos, refugios y medicinas a los migrantes venezolanos; Caritas, la agencia de ayuda caritativa de la Iglesia, incluso ayudó a algunos de ellos con boletos de autobús hacia sus destinos previstos. Muchos venezolanos que ingresan a Colombia llegan al país con poco o nada de efectivo, ya que los salarios caen en picado en su nación económicamente devastada.

El obispo Ochoa dijo que su diócesis ya ha servido más de 350.000 almuerzos a migrantes venezolanos vulnerables en ocho despensas de alimentos apoyadas por la Iglesia en la ciudad. En febrero, la conferencia de obispos colombianos dijo que, todos los días, la Iglesia está ayudando a unas 9.000 familias venezolanas con comida, refugio y apoyo psicológico.

"Algunos vienen a buscar comida o medicamentos y luego regresan a Venezuela", dijo el obispo Ochoa a CNS. "Otros incluso cruzan la frontera con sus mascotas ... con la intención de establecerse aquí". En respuesta a la gran ola de migrantes, que a veces ingresan ilegalmente al país, Colombia ha endurecido los controles fronterizos y ha enviado 3.000 soldados y policías adicionales para patrullar su frontera de 1.400 millas con Venezuela. Al mismo tiempo, el gobierno colombiano ha ofrecido permisos de residencia temporales a los venezolanos que ya se encuentran en el país, para ayudarlos a trabajar legalmente y para detener la potencial explotación de empleadores inescrupulosos que abusan de los inmigrantes indocumentados. 

La conferencia de obispos se ha abstenido de tomar cualquier posición sobre la política de inmigración del país, dijo monseñor Héctor Fabio Henao, director de Caritas Colombia. "Pero estamos haciendo un llamamiento para que el pueblo venezolano sea tratado con dignidad". Henao le dijo a CNS. "Creemos que el problema debe abordarse centrándose en su dignidad y sus derechos". Monseñor Henao dijo que la conferencia de obispos ha designado su campaña cuaresmal anual para ayudar a los inmigrantes venezolanos. El año pasado, la campaña de Cuaresma de los obispos recaudó 300 millones de pesos para las víctimas de las inundaciones. Monseñor Henao reconoció que a medida que crece el número de venezolanos en Colombia, también crece el temor entre algunos sectores de la sociedad de que los nuevos inmigrantes les quiten empleos a los locales o realicen actividades delictivas. 

El fiscal general de Colombia publicó recientemente un informe que dice que 1.869 venezolanos fueron arrestados por la policía en los últimos 12 meses por delitos como robo, tráfico de drogas, contrabando y portar armas ilegalmente. Pero los obispos colombianos han señalado que solo un pequeño porcentaje de inmigrantes está cometiendo crímenes. Monseñor Henao dijo que la Iglesia colombiana está instando a sus seguidores a dar la bienvenida a los recién llegados y darse cuenta de que también traen consigo habilidades y experiencias que contribuirán al desarrollo del país. "La conferencia episcopal está unida en expresar su solidaridad hacia los venezolanos", dijo. "No hay voces en la Iglesia que pidan restringir su entrada a nuestro país".

Posted by Admin9834

Ingresa