¿Cómo combatir la “hemorragia” que debilita la vida consagrada?

El Papa Francisco alertó sobre los factores que ponen en peligro la vida consagrada y señaló que estas en la actualidad sufren una “hemorragia” 

Durante el encuentro que el Papa Francisco sostuvo con los participantes de las Congregaciones para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el Pontífice propuso algunas medidas para hacerle frente a este tema.

A este respecto indicó dos posibilidades. Algunos que lo dejan por un acto de coherencia al notar que no tuvieron nunca vocación y otros en quienes el paso del tiempo disminuyó la fidelidad. Y aquí, ¿qué sucedió?, se preguntó el pontífice. Son muchos los factores –precisó– que condicionan la fidelidad en este que es un cambio de época y no solo una época de cambio, en el que resulta difícil asumir compromisos serios y definitivos. 

El papa Francisco explicó que el primer factor que no ayuda a mantener la fidelidad es el contexto social y cultural en el que nos movemos y advirtió que “vivimos inmersos en la llamada cultura del fragmento, de lo provisional, que puede conducir a vivir ‘a la carta’ y a ser esclavos de las modas”. Esta cultura –reconoció el Papa– induce a la necesidad de tener siempre abiertas las ‘puertas laterales’ a otra posibilidad, alimenta el consumismo y olvida la belleza de la vida sencilla y austera, provocando muchas veces un gran vacío existencial. 

Por otro lado, observó que se ha difundido un “fuerte relativismo práctico”, según el cual todo se juzga en función de una “autorrealización” mucha veces extraña a los valores del Evangelio. 

El Papa lamentó que vivimos en una sociedad donde las reglas económicas sustituyen a las morales, dictan leyes e imponen los propios sistemas de referencia a expensas de los valores de la vida. Una sociedad –dijo– donde la dictadura del dinero y del beneficio impone una visión de la existencia en la que quien no rinde es descartado. Por eso, en esta situación, “está claro que uno tiene primero que dejarse evangelizar para comprometerse en la evangelización”. 

A este factor del contexto socio-cultural, explicó el Papa, se deben añadir otros. Uno de ellos es el “mundo juvenil”, un mundo complejo, al mismo tiempo rico y desafiante. Al respecto, señaló que entre los jóvenes hay muchas víctimas de la lógica de la mundanidad: búsqueda del éxito a cualquier precio, del dinero y el placer fácil. Por esta razón, el Pontífice afirmó que “nuestro compromiso” no puede ser otro que estar junto a ellos para contagiarles “la alegría del Evangelio y de la pertenencia a Cristo”. 

Un tercer factor condicionante, indicó, está dentro de la misma vida consagrada, donde junto a tanta santidad, no faltan situaciones de contratestimonio que hacen difícil la fidelidad. Estas situaciones son, por ejemplo, “la rutina, el cansancio, el peso de la gestión de las estructuras, las divisiones internas, la búsqueda de poder, una forma mundana de regir los institutos, un uso de la autoridad que a veces se convierte en autoritarismo y otras veces en un ‘dejar hacer’”. 

Si la vida consagrada quiere mantener su misión profética y su fascinación, debe mantener “la frescura y la novedad de la centralidad de Jesús, el atractivo de la espiritualidad y la fuerza de la misión, mostrar la belleza de la secuela de Cristo e irradiar esperanza y alegría”. En esta misma línea, Francisco aseguró que un aspecto que debe curarse de forma particular es “la vida fraterna en comunidad”. Y esta se alimenta con “la oración comunitaria, la lectura orante de la Palabra, la participación activa en los sacramentos de la eucaristía y la reconciliación, el diálogo fraterno y la comunicación sincera entre sus miembros, la corrección fraterna, la misericordia hacia el hermano o hermana que peca, el compartir de las responsabilidades”. Todo ello acompañado de un elocuente y alegre testimonio de vida sencilla junto a los pobres y a una misión que privilegia a las periferias existenciales. 

El Pontífice expresó que la vocación tiene que ser cuidada como se hace con las “cosas más preciosas” para que nadie “nos robe este tesoro” ni que “pierda con el pasar del tiempo su belleza” y, con la gracia del Señor, “cada uno de nosotros está llamado a asumir con responsabilidad” el compromiso de “su crecimiento humano, espiritual e intelectual y, al mismo tiempo, mantener viva la llama de la vocación”. 

Otra actitud destacada por Francisco fue “el acompañamiento”. Es necesario –explicó– que la vida consagrada invierta en el preparar acompañantes cualificados para este ministerio, pues necesitamos hermanos y hermanas expertos en los caminos de Dios, para poder hacer lo que hizo Jesús con los discípulos de Emaús: acompañarlos en el camino de la vida y en el momento de la desorientación y encender de nuevo en ellos la fe y la esperanza mediante la Palabra y la Eucaristía. 

Al respecto advirtió que “no pocas vocaciones se pierden por falta de acompañantes válidos”. Pero, también hay que evitar “cualquier tipo de acompañamiento que cree dependencia”.

Fuentes: Aciprensa y Aica
 

Posted by editorCEC1

Ingresa