54° Mensaje de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

En el marco de la fiesta litúrgica de san Francisco de Sales, Obispo y Doctor de la Iglesia, fundador de la Orden de la Visitación y patrono de la prensa católica, el Papa hizo público el tradicional Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que en esta ocasión lleva por título: “Toda historia humana es, de alguna manera, historia divina”.

El mensaje recuerda que en medio de tanta confusión de voces y mensajes que rodean a la sociedad, es importante contar historias que construyan "una narración que sepa mirar al mundo y a los acontecimientos con ternura; que cuente que somos parte de un tejido vivo; que revele el entretejido de los hilos con los que estamos unidos unos con otros".

Papa Francisco invita a contar historias que construyan
El escrito señala que el hombre por esencia siempre ha sido un narrador de historias que influye inconscientemente en la vida de las personas. "Los relatos nos enseñan; plasman nuestras convicciones y nuestros comportamientos; nos pueden ayudar a entender y a decir quiénes somos"; sin embargo, advierte que puede haber historias donde ‘serpentea el mal’.

“Cuántas historias nos narcotizan, convenciéndonos de que necesitamos continuamente tener, poseer, consumir para ser felices. Casi no nos damos cuenta de cómo nos volvemos ávidos de chismes y de habladurías, de cuánta violencia y falsedad consumimos. A menudo, en los telares de la comunicación, en lugar de relatos constructivos, que son un aglutinante de los lazos sociales y del tejido cultural, se fabrican historias destructivas y provocadoras, que desgastan y rompen los hilos frágiles de la convivencia”.

En su mensaje el Santo Padre, también, señala cómo la Sagrada Escritura es un continuo contar historia tras historia: “la Biblia es la gran historia de amor entre Dios y la humanidad (…) El mismo Jesús hablaba de Dios no con discursos abstractos, sino con parábolas, narraciones breves, tomadas de la vida cotidiana. Aquí la vida se hace historia y luego, para el que la escucha, la historia se hace vida: esa narración entra en la vida de quien la escucha y la transforma”.

Finalmente, se indica en el mensaje la manera en que la historia de Cristo no pertenece al pasado, sino que a través de los signos de los tiempos se transforma, por lo que se invita a través de la palabra contar historias y relatos de altura como Jesús los narró en su momento.

Nos muestra que en la historia no hay actores extras sino cada uno es protagonista de su propia escena, con la posibilidad de cambiar, reconociendo en medio del mal el dinamismo del bien y hacerle sitio a este.

Descargar Mensaje Jornada

Posted by editorCEC1

Más noticias de esta sección

Ingresa