Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Así avanzan los preparativos para la próxima Asamblea Eclesial

Jue, 30/09/2021 - 11:50 editorCEC1

Tags: asamblea eclesial consejo episcopal latinoamericano celam sinodalidad monseñor jorge lozano

Este 29 de septiembre, en rueda de prensa organizada por el Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, se dieron a conocer avances del camino que guiará la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, del 21 a 28 de noviembre, en México, que tiene por lema: "Todos somos discípulos misioneros en salida".

Una novedad fundamentada en el pasado
“La Asamblea Eclesial tiene algo de novedad y algo que hunde sus raíces en el caminar de la Iglesia Latinoamericana y del Caribe”, como afirmaba el secretario general del Celam. Es algo que forma parte de la Iglesia del continente desde sus primeros momentos, recordando los Concilios de Lima, pero también es un espíritu que está generando en los últimos años procesos de asamblea en algunas conferencias episcopales y diócesis, según Mons. Jorge EduardoLozano.

El también arzobispo de San Juan de Cuyo definió la novedad de la Asamblea en que es continental y formada por distintas vocaciones, revelando que serán unos mil asambleístas, 200 obispos, 200 sacerdotes y diáconos, 200 religiosas y religiosos, 400 laicos y laicas de diferentes ámbitos, también personas que estén en situaciones de periferia, de exclusión, de los que participarán la mayoría de modo virtual y unas 50 personas presencialmente en la sede de la Conferencia Episcopal Mexicana.

Itinerario espiritual
Se trata de un camino que está siendo acompañado por un itinerario espiritual, que tiene como base la escucha de la Palabra de Dios y de la realidad, que conforman un único ideal de vida, según la hermana Daniela Cannavina. La coordinadora del Comité de Espiritualidad y Liturgia dividía este camino en la espiritualidad de la escucha, y la espiritualidad del encuentro, dentro de la cual se realizarán en las próximas semanas momentos de lectura orante, un encuentro mariano continental o una Vigilia desde el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

El proceso de escucha de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, ha sido un momento para dar razón de nuestra esperanza, en palabras de Mauricio López. Para el coordinador del Centro de Programas y Redes de Acción Pastoral del Celam, la escucha es una acción inherente de la Iglesia, algo que se fundamenta en el espíritu de la Eclesiología del Pueblo de Dios del Concilio Vaticano II y que fue impulsado en la Episcopalis Communio, que llama a abrazar el sentir en la fe del Pueblo de Dios.

En el proceso de escucha han participado casi 70 mil personas, de las que el 65% son mujeres. Todas las aportaciones han generado una síntesis, que será puesta en manos del comité de redacción del Documento para el discernimiento, y que, como gran novedad, su contenido será dado a conocer este próximo viernes.

La Metodología Pastoral es la Asamblea misma
Para el padre David Jasso, la Metodología Pastoral es la Asamblea misma, pues no hay asamblea sin acuerdos, sin cuestiones que se pongan en común y que la misma comunidad pueda llevar a los otros. Estamos ante una oportunidad, afirma el secretario general adjunto del Celam, de responder a los nuevos desafíos para la Iglesia de América Latina y el Caribe y encontrar los nuevos caminos para responder a estos desafíos. Todo ello dentro de un proceso que comenzará con pre asambleas y que se desdoblará en post asambleas regionales.

Se trata, según el padre Jasso, de apropiarse de los sueños para responder a las urgencias. En ese sentido, anunciaba la elaboración de un mensaje final en el que se quiere mostrar ese sueño eclesial, esos nuevos caminos, esas nuevas orientaciones y un Documento inspirador a ser elaborado en los meses siguientes a la Asamblea.

Proceso de escucha como metanoia
Respondiendo a las preguntas de los periodistas los cuatro anfitriones de la rueda de prensa fueron relatando quienes serán los participantes, cuya lista definitiva se conocerá en los próximos días, lo que debe suponer el proceso de escucha como instrumento de metanoia, de conversión, el plan de comunicación de una asamblea a ser vivida no solo en su sede, sino en los diferentes puntos desde donde se conectarán los asambleístas.

La Asamblea es una oportunidad para hacer realidad el mandato del Vaticano II, donde todos somos llamados a asumir el compromiso de anunciar el Reino, creando experiencias que se van convirtiendo en presencia del Espíritu Santo, que sigue soplando con fuerza para generar nuevos caminos. Esos nuevos caminos que surgen de la escucha llevada a cabo en las periferias, en las comunidades amazónicas, en una escuela con niños, en una unidad penal, o en comunidades de adictos a las drogas en recuperación.

Recordar Aparecida y mirar al futuro
Nuevos caminos que también son asumidos por la Vida Religiosa, muy presente en el proceso de escucha, que está en actitud de salida, y que deja que la dimensión sinodal permee su vida y su servicio, visibilizando rostros y compartiendo espacios concretos.

No podemos olvidar que en la sinodalidad el camino es la experiencia, y que se hace necesario mantener vivo el dinamismo de escucha. Es tiempo de recordar con mirada agradecida a Aparecida, pero también de mirar al futuro, al Acontecimiento Guadalupano de 2031 y de la Redención, en 2033. Para ello se llama a entender que la alegría está más en el camino que en la meta, que siempre cambia. De hecho, la escucha, que tiene que ser una actitud permanente en la vida de la Iglesia y no una metodología, no terminó, y la asamblea ya empezó.

Fuente: Oficina de prensa del CELAM

Compartir

Más noticias de Iglesia en el mundo
VER TODO

Vie 10 Jun 2022

CLAR preocupada por deterioro de la democracia y el tejido social en A.L.

La Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR), que congregó a las 22 Conferencias Nacionales, luego de una lectura y reflexión de los signos de los tiempos, expresaron en un comunicado la “preocupación por el deterioro de la democracia, el tejido social y la creciente inestabilidad política de varios de los países latinoamericanos, de nuestros países hermanos en donde las libertades fundamentales están siendo comprometidas”. Los miembros de la CLAR, reunidos para celebrar su XXI Asamblea General Ordinaria del 1 al 4 de junio, en Rionegro - Antioquia, manifestaron su cercanía y solidaridad para con los pueblos que padecen la pobreza extrema; así también se refirieron al tema del cuidado de la casa común, que clama de la humanidad el cuidado y respeto por el ecosistema. En su mensaje llamaron la atención de quienes participan en la Cumbre de Las Américas, reunida en Los Ángeles, California, para que prioricen las respuestas a las grietas dejadas por la Pandemia del Covid 19 en materia de pobreza, salud, educación, entre otros. “Es inadmisible que la amenaza a la democracia, el cambio climático y la falta de acceso equitativo a oportunidades económicas, sociales y políticas, siga afectando desproporcionadamente y de manera grave la vida de las personas más vulnerables y excluidas sistemáticamente en cada uno de nuestros países”. Igualmente, extendieron su cercanía y cariño solidario con las hermanas y hermanos religiosos especialmente en Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela en estos momentos de extrema dificultad e inseguridad. “La situación de sus comunidades de fe y vida, y sobre todo la de las personas y comunidades que acompañan, nos interpela y nos invita a cuidar unos de otros con la certeza de que llevamos un tesoro en vasijas de barro y en condición de fragilidad (2Co 4,7)”. Finalmente, pidieron a la Vida Religiosa mantenerse en constante vigilancia y oración, frente a los aspectos de incidencia política y social, así como también seguir acompañando a las comunidades más vulnerables. “El testimonio comprometido y perseverante nos fortalece, y esta fortaleza nos inspira solidaridad y esperanza”. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Vie 10 Jun 2022

Entra en vigor la Constitución Apostólica "Praedicate Evangelium"

A partir del 5 de junio entró en vigor la nueva Constitución Apostólica sobre la Curia Romana "Praedicate Evangelium", que institucionaliza los cambios, en gran medida, ya realizados en este organismo que ayuda al Papa en su servicio a la Iglesia universal. La reforma se produce después de la establecida por Juan Pablo II (Pastor Bonus, 1988), que a su vez modificó la promulgada por Pablo VI (Universi regimini Ecclesiae, 1967). La prioridad de la evangelización y el papel de los laicos son las principales ideas que vinculan la nueva constitución apostólica del papa Francisco con el Concilio Ecuménico Vaticano II. Las reformas -más por necesidad judicial que por elección deliberada- comenzaron por las instituciones económico-financieras de la Santa Sede. En 2014, Francisco instituyó el Consejo para la Economía, que tiene la tarea de supervisar la gestión económica y vigilar las estructuras y actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la curia romana. Al mismo tiempo, Francisco creó la Secretaría para la Economía, que es el dicasterio de control y dirección de la curia romana, encargado de coordinar los asuntos económicos y administrativos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano. A la Secretaría para la Economía se le transfieren ahora también las competencias en materia de personal, que hasta ahora correspondían a la Secretaría de Estado. También en 2014, el Papa encomendó al Auditor General la tarea de fiscalizar los dicasterios de la Curia Romana, las instituciones vinculadas o referentes a la Santa Sede y las Administraciones de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano. En 2015 se efectuó la creación de la Secretaría para la Comunicación, que más tarde se convertiría en el Dicasterio para la Comunicación, que fusionó nueve entidades diferentes (desde el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales hasta los distintos medios periodísticos de la Santa Sede, desde la imprenta hasta la Librería Editorial Vaticana). A partir de 2018, el nuevo Dicasterio se confió a la dirección de un prefecto laico. En 2016 se creó el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que unificó las competencias y funciones que habían pertenecido al Pontificio Consejo para los Laicos y al Pontificio Consejo para la Familia. El Dicasterio es competente en cuestiones relacionadas con la promoción de la vida y el apostolado de los fieles laicos, la pastoral juvenil, la familia y su misión, y la protección y el apoyo a la vida humana. También en 2016, el Papa creó el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. En él confluyen las competencias del Pontificio Consejo Justicia y Paz, el Pontificio Consejo Cor Unum, el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y el Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios (para la Pastoral de la Salud). El Dicasterio también es responsable de Caritas Internationalis. En noviembre de 2017, el Papa introdujo cambios en la Secretaría de Estado, que hasta entonces constaba con dos secciones, la de Asuntos Generales (dirigida por el Sustituto) y la de Relaciones con los Estados (dirigida por el Secretario de Relaciones con los Estados). De hecho, Francisco creó una tercera sección, denominada Sección para el Personal Diplomático de la Santa Sede, reforzando la actual oficina del Delegado para las Representaciones Pontificias. La Sección, que depende de la Secretaría de Estado, con su propio Secretario, busca expresar la atención y cercanía del Papa al personal diplomático. Se ocupa exclusivamente de los asuntos relacionados con las personas que trabajan o se preparan para el servicio diplomático de la Santa Sede. En febrero de 2022 y con un motu proprio, el papa Francisco cambió la estructura interna de la Congregación para la Doctrina de la Fe, separando claramente las competencias doctrinales y disciplinarias con la creación de dos secciones distintas, y asignando un secretario a cada una. El Cardenal Prefecto del Dicasterio pasó a tener desde entonces dos secretarios adjuntos. El objetivo de dicha reforma fue dar la debida importancia también a la sección doctrinal y a su papel fundamental en la promoción de la fe, sin dejar que la actividad disciplinaria pasara a un segundo plano, después de décadas en las que se han invertido muchos esfuerzos y recursos humanos para examinar los casos de abuso. Ninguno de los dos nuevos secretarios fue nombrado obispo. Así llegamos al 19 de marzo de 2022, con la publicación de la nueva Constitución, que engloba todo el camino descrito hasta ahora e introduce otras novedades que completan la reforma. La más importante: el primer dicasterio de la Curia es el Dicasterio de la Evangelización, que unifica la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. Es una elección que indica la preocupación fundamental, dirigida al anuncio del Evangelio. La peculiaridad es que el prefecto de este Dicasterio pasa a ser el propio Papa, que considera crucial el tema de la evangelización. Estará asistido por dos pro-prefectos (uno para la sección de cuestiones fundamentales de la evangelización en el mundo, y otro para la sección de la primera evangelización y las nuevas Iglesias particulares). La segunda novedad se refiere a la unificación de la antigua Congregación para la Educación Católica y el antiguo Pontificio Consejo para la Cultura en el nuevo Dicasterio para la Cultura. Tendrá un solo prefecto. Una tercera novedad de la Constitución atañe a la Limosnería Apostólica, que era una simple oficina, y que ahora se convierte en el tercer Dicasterio de la Curia Romana llamado "Dicasterio para el Servicio de la Caridad". Una cuarta novedad es la definición utilizada para referirse a un organismo que no forma parte de la Curia Romana: lo que hasta ahora se llamaba "Secretaría General del Sínodo de los Obispos" pasa a ser simplemente "Secretaría General del Sínodo". Otro cambio que introduce la Constitución es que los jefes de dicasterio -ni siquiera los de las antiguas congregaciones- ya no tienen que ser necesariamente cardenales. Los únicos dos cardenales mencionados en Praedicate Evangelium son el Prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica y el coordinador del Consejo para la Economía. El Papa también estipuló que los nombramientos de cargos de clérigos y religiosos en la Curia fueran por cinco años, renovables por un segundo quinquenio, con mayor movilidad e intercambio entre Roma y las Iglesias locales. Hay un elemento significativo de la nueva Constitución destinado a condicionar, en sus desarrollos futuros, también la concreción de la vida de las Iglesias locales y sus estructuras. El papa Francisco recuerda en el preámbulo de la Constitución que "Todo cristiano, en virtud del Bautismo, es un discípulo misionero en la medida en que ha encontrado el amor de Dios en Cristo Jesús". De ahí la participación de laicos en funciones de gobierno y responsabilidad. Si "cualquier fiel" puede presidir un dicasterio o un órgano curial, "dada su particular competencia, su poder de gobierno y su función particular", es porque toda institución de la Curia actúa en virtud del poder que le ha confiado el Papa. Fuente: Agencia AICA

Sáb 4 Jun 2022

La CLAR anuncia miembros de la presidencia para el trienio 2022-2025

Un tiempo de discernimiento iluminado por la Palabra, confiados en la acción del Espíritu Santo y con plena conciencia de los desafíos que presenta la realidad, así se ha vivido la XXI Asamblea General de la Confederación Latinoamericana de Religiosos y religiosas (CLAR) que durante este 3 de junio escogió a los miembros que integrarán su presidencia para el trienio comprendido entre 2022 y 2025. La reunión que se viene desarrollando desde el 1 de junio en el Monasterio Santa María de la Epifanía de los monjes Benedictinos en la localidad colombiana de Guatapé, empieza a dejar los primeros frutos de los trabajos desarrollados durante la presente semana. Así la Hna. Gloria Liliana Franco Echeverry fue reelegida como presidenta, al igual que la hermana de nacionalidad argentina Daniela Cannavina que seguirá ocupando el cargo de secretaria general. Gratitud y confianza En cuanto a los demás miembros de la nueva presidencia de la CLAR, el primer vicepresidente será el hermano Olavo Dalvit de Brasil, el Segundo Vicepresidente será el Padre José Luís Loyola Abogado, MSpS de México, la Tercera Vicepresidenta, Hna. Inés Greslebin, ACI de Argentina y la Cuarta Vicepresidenta será la Hna. Carmen Ferrer, HH.C.C.S. de República Dominicana. Igualmente el organismo agradeció el servicio prestado por los miembros de la Presidencia saliente integrada en su momento por el Padre Francisco Antonio Méndez Serrano, SDB, de Venezuela en el cargo de Primer Vicepresidente; el Hno. José Sánchez Bravo, FMS, de México y Segundo Vicepresidente; la Hna. Nancy Negrón Ortiz, MBP, Tercera Vicepresidenta y oriunda de Puerto Rico; además de la Hna. María Inés Castellaro, HVN, de Argentina como cuarta Vicepresidenta. Tareas pendientes En la recta final de la XXI Asamblea de a CLAR se espera la presentación del nuevo horizonte inspirador que definirá las directrices para el trabajo del organismo durante el próximo trienio, el ícono que orientará todas las reflexiones y la celebración de la Eucaristía de envío en la que participará activamente la vida religiosa de la Diócesis de Sonsón-Rionegro. Al concluir la XXI Asamblea General de la CLAR – Confederación Latinoamericana de Religiosos, las directivas ofrecieron el siguiente comunicado [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar MENSAJE FINAL CLAR[/icon] Fuente: ADN Celam

Vie 3 Jun 2022

Así avanza la Asamblea General de la CLAR

Agradecimiento y unidad, dos palabras claves en el mensaje del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño a los miembros de la Asamblea de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR) reunida en su XXI Asamblea General Ordinaria del 1 al 4 de junio en la localidad colombiana de Rionegro. El Padre Pedro Brassesco, secretario General Adjunto del Celam, hizo presente el agradecimiento enviado por los obispos Miguel Cabrejos y Jorge Eduardo Lozano, presidente y secretario general del organismo respectivamente que junto a los directores de centros pastorales y miembros de las diferentes comisiones que lo integran se sienten profundamente acompañados por la CLAR en todo lo que se refiere al caminar de la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe. Unión y fraternidad Igualmente agradeció a la comisión directiva de la CLAR por su apoyo y presencia constante en las diversas iniciativas que Dios va inspirando para la Iglesia continental, por lo que renovó el deseo del Consejo Episcopal Latinoamericano de seguir trabajando juntos, particularmente en el desarrollo del proceso de renovación y reestructuración del organismo de comunión episcopal y que en procesos como el efectuado en la Asamblea Eclesial, demuestra los frutos de un trabajo articulado, un camino sinodal. «El Señor nos desafía en este tiempo a renovar nuestro espíritu fraterno, no solo al interior de la Iglesia, sino también con todos los hombres y mujeres, en las comunidades y lugares donde el Espíritu nos ha llevado, que podamos, en ese mismo Espíritu, ser signo de unidad y profetas de esperanza y misericordia,» indicó. Para el consagrado ese esa uno de los principales desafíos que tiene la Iglesia de este tiempo frente al cual deseó a todos los miembros de la CLAR una excelente Asamblea confiando en que será el Señor Resucitado quien se manifieste para fortalecer la entrega y misión de todos los religiosos al servicio de la Iglesia en América Latina y el Caribe. El balance, el último trienio Durante la primera jornada de la Asamblea General Ordinaria, la hermana Gloria Liliana Franco, presidenta de la CLAR invitó a darle nombre a la asamblea recordando a los más de cien mil religiosos que hacen presente a Dios en medio de las gentes a través del carisma de sus comunidades. Igualmente les recordó que el Espíritu Santo debe ser el gran invitado a la Asamblea. Frente a otro temas se presentaron los informes de la presidencia y la secretaria general correspondientes al ultimo trienio. Exposición que hizo evidente la abundancia de las experiencias y el derroche de generosidad quienes entregan su vida a Dios en el encuentro con los hermanos, particularmente con los más necesitados. Dado que se trata de una asamblea electiva la presidencia de la CLAR agradeció su servicio a la vida consagrada del continente así como su entrega, creatividad y cercanía implorando la bendición para cada uno de los miembros de la Asamblea confiando en que será Dios quien las llene de fecundidad. «Como Vida Religiosa que peregrina en América Latina y el Caribe, seguimos caminando juntas y juntos en este Camino Sinodal, sembrando siempre y constatando que todos somos CLAR», fueron las palabras de la religiosa que no dudó en recordar que la historia de la CLAR se construye con el aporte de todos sus integrantes. Los convocados A la Asamblea de la CLAR asisten 87 personas que hacen parte de las Conferencias de Religiosas y Religiosos del continente. Su objetivo es encontrarse para analizar el camino recorrido durante el último trienio (2018 – 2022) además de proyectar el nuevo horizonte que va a inspirar la tarea pastoral de la organización que estará consignado en su próximo plan de acción. Otro de los aspectos importantes de la Asamblea será la elección de las nuevas directivas, prevista para este viernes. Asisten al evento como invitados especiales el padre Pedro Brassesco, secretario general adjunto del Celam y los representantes de la Conferencia de Religiosos de Estados Unidos. Fuente: ADN Celam