Avanza ruta de renovación y re-estructuración del CELAM

Los días 21 y 22 de septiembre se reunieron la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) –en cabeza del arzobispo de Trujillo (Perú), Miguel Cabrejos Vidarte– con los presidentes y secretarios de las 22 Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, para seguir avanzando en el proceso de renovación y re-estructuración pastoral del máximo organismo de la Iglesia católica en América Latina.

Este encuentro que se realizó de manera virtual, sirvió para conocer la línea de tiempo que ha determinado las acciones del proceso para la re-estructuración de este organismo colegiado. Como parte de los frutos preliminares de este trabajo se presentaron las reflexiones sobre aspectos como la identidad, los principios de la institución y la estructura que se propone para esta nueva etapa del Consejo Episcopal Latinoamericano en la que existen una serie de prioridades pastorales y ciertas instancias de decisión para su ejecución.

La misión
En su intervención el presidente del CELAM, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, indicó que como parte de su servicio a las Conferencias Episcopales, la organización busca responder a los apremiantes signos de los tiempos y contribuir a que la Iglesia establezca nuevos caminos de cara a las realidades de América Latina y el Caribe. Una presencia renovada mostrando esa Iglesia que es capaz de escuchar los clamores de la gente y de la tierra que siempre son un mismo clamor.

El deseo de la presidencia es que las Conferencias Episcopales perciban al CELAM como suyo y a su servicio. Siempre ayudándoles en el discernimiento y ofreciendo su respaldo, dadas las condiciones de la realidad que vive el continente. En este sentido el prelado explicó que el Consejo Episcopal promueve y anima la comunión, la colegialidad, la sinodalidad misionera; propendiendo por un encuentro personal y comunitario con Cristo. Así, reafirma la opción preferencial por los pobres, que como en su momento indicó el Papa Emérito Benedicto XVI, hace parte de la fe cristológica, que identifica a la Iglesia Católica.

Así, monseñor Cabrejos, aseguró que con el Papa Francisco el CELAM quiere vivir una conversión permanente, promoviendo una Iglesia en salida, pobre para los pobres, misionera y pascual; capaz de llevar la alegría del Evangelio durante la pandemia y en la postpandemia.

Principios de la reestructuración
En este sentido el prelado aseguró que el proceso de renovación y reestructuración del Consejo Episcopal Latinoamericano está fundamentado en los principios que orientan sus actividades respondiendo a la realidad de la Iglesia en América Latina y el Caribe. Conocer y aplicar estos principios es clave para emprender acciones pastorales.

-  En primer lugar es preciso comprender que lo esencial y la prioridad es la evangelización, labor que siempre debe ser transversal a toda la actividad misionera de la Iglesia.
-  La Iglesia Latinoamericana y Caribeña ha de vivir una conversión integral conforme a los documentos del magisterio de la Iglesia.
-  El CELAM ha de ser una voz profética, no solo para denunciar realidades de pecado estructural, sino para proponer otra manera de hacer las cosas.Colegialidad y sinodalidad que deben hacerse realidad en la vida cotidiana de la Iglesia del continente.
-  Incidencia o transformación de la realidad, buscando un diálogo constante entre la Iglesia y la sociedad, situación que debe estar a la altura de estas circunstancias. Es decir, buscando dar eficacia a la profecía, promoviendo políticas públicas y de comunión con la Iglesia Universal. Se trata de trabajar con pasión para superar la autorrefencialidad.
-  Iglesia en salida.

Para el CELAM es necesario asumir el mensaje central de documentos como la carta Encíclica Laudato Si, que invita a romper la autorreferencialidad viendo más allá. El objetivo es entender que el mundo necesita un cambio, porque la lectura de los signos de los tiempos ha de hacerse con los ojos del creyente, los ojos de la fe y preguntándonos en forma permanente: Señor, ¿Qué quieres tú de mí?

Todo esto para que con actitud humilde nos acerquemos al que sufre y debe ser rehabilitado, atendiendo al llamado del Papa Francisco por la evangelización, la promoción humana y el cuidado de la casa común. “No es solo escuchar sino caminar sinodalmente…hacerlo en la práctica, obispos, religiosos y laicos“. Concluyó monseñor Cabrejos.

Cabe recordar que este proceso de re-estructuración del Consejo Episcopal Latinoamericano, obedece a un mandato de la XXXVII Asamblea General, efectuada en Tegucigalpa en mayo de 2019.

Fuente. Of. de comunicaciones del CELAM

 

Posted by editorCEC1

Ingresa