Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Francisco: hay que honrar a los ancianos, así se reconoce su dignidad

Mié, 20/04/2022 - 11:54 editorCEC1

Tags: papa francisco cuidado a los ancianos Amor abuelos catequesis Iglesia

El Papa Francisco retomó en la Audiencia General de este miércoles 20 de abril la serie de catequesis sobre la vejez con el tema: “'Honra al padre y a la madre”: el amor de vivir la vida. Allí pidió “no descartar a los ancianos”. 

Durante su intervención observó que no siempre en las sociedades se presta atención a devolver a nuestros ancianos el amor recibido, con la ternura y el respeto debidos. Por eso, invitó a las familias a acercar a sus hijos a los abuelos y a no desatenderlos cuando sean huéspedes de una residencia de ancianos o de reposo.


A continuación, el texto completo de la catequesis del Papa Francisco: 


Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!  

Hoy, con la ayuda de la Palabra de Dios, abrimos un pasaje a través de la fragilidad de la edad  anciana, marcada de forma especial por las experiencias del desconcierto y del desánimo, de la pérdida y del abandono, de la desilusión y la duda.  

Naturalmente, las experiencias de nuestra fragilidad, frente a las situaciones dramáticas – a veces trágicas – de la vida, pueden suceder en todo tiempo de la existencia. Sin  embargo, en la edad anciana, estas pueden suscitar menos impresión e inducir en los otros una especie de  hábito, incluso de molestia. 

Cuántas veces hemos oído o hemos pensado que los ancianos molestan o estos ancianos siempre molestan. No digan que no, porque es sí. Lo hemos dicho y lo hemos pensado. 

Las heridas más graves de la infancia y de la juventud provocan, justamente, un sentido de injusticia y de rebelión, una fuerza de reacción y de lucha. Sin embargo, las heridas, también graves, de la edad anciana están acompañadas, inevitablemente, por la sensación de que, sea  como sea, la vida no se contradice, porque ya ha sido vivida. Y así los ancianos se alejan un poco también de nuestra experiencia, queremos alejarlos.  

En la común experiencia humana, el amor – como se dice – es descendiente: no vuelve sobre la vida que está detrás de las espaldas con la misma fuerza con la que se derrama sobre la vida que está  todavía delante. La gratuidad del amor aparece también en esto: los padres lo saben desde siempre, los  ancianos lo aprenden pronto. A pesar de eso, la revelación abre un camino para una restitución diferente del amor: es el camino de honrar a quien nos ha precedido. La vida de honrar a las personas que nos han precedido, y de aquí honrar a los ancianos.

Este amor especial que se abre el camino en la forma del honor – ternura y respeto al mismo  tiempo – destinada a la edad anciana está sellado por el mandamiento de Dios. «Honrar al padre y a la  madre» es un compromiso solemne, el primero de la “segunda tabla” de los diez mandamientos.  

No se trata solamente del propio padre y de la propia madre. Se trata de la generación y de las generaciones que preceden, cuya despedida también puede ser lenta y prolongada, creando un tiempo y un espacio de convivencia de larga duración con las otras edades de la vida. En otras palabras, se trata de la vejez de la  vida.  

Honor es una buena palabra para enmarcar este ámbito de restitución del amor que concierne a la edad anciana. Nosotros hemos recibido el amor de nuestros padres, de nuestros abuelos, y ahora nosotros sustituimos este amor a ellos, a los ancianos, a los abuelos. Nosotros hoy hemos descubierto el término “dignidad”, para indicar el valor del respeto y del cuidado de la vida de todos. Dignidad, equivale sustancialmente al honor. Honrar a los padres y madres, honorar a los ancianos es reconocer la dignidad que tienen

Pensemos bien en esta bonita declinación del amor que es el honor. El cuidado mismo del  enfermo, el apoyo a quien no es autosuficiente, la garantía del sustento, les puede faltar el honor. El honor  falla cuando el exceso de confianza, en vez de decantarse como delicadeza y afecto, ternura y respeto, se convierte en rudeza y prevaricación. 

Cuando la debilidad es reprochada, e incluso castigada, como si  fuera una culpa. Cuando el desconcierto y la confusión se convierten en una apertura para la burla y la agresividad. Puede suceder incluso entre las paredes domésticas, en las residencias, como también en las  oficinas o en los espacios abiertos de la ciudad.  

Animar en los jóvenes, también indirectamente, una actitud de suficiencia – e incluso de desprecio – en relación con la edad anciana, de sus debilidades y de  su precariedad, produce cosas horribles. Abre el camino a excesos inimaginables. Los chicos que queman  la manta de un “vagabundo”, lo hemos visto,  porque lo ven como un desecho humano. Muchas veces vemos a los ancianos como un descarte, o los metemos nosotros en el descarte. Estos chicos que queman la manta de un vagabundo son la punta del iceberg, es decir del desprecio por una vida que, lejos de las atracciones y de las pulsiones de la juventud, aparece ya como  una vida de descarte.  Descarte es la palabra que va aquí, despreciar a los ancianos y descartarlos de la vida, ponerlos a parte, echarlos fuera. 

Este desprecio, que deshonra al anciano, en realidad nos deshonra a todos nosotros. Si yo deshonro al anciano, me deshonro a mi mismo. El pasaje del Libro del Eclesiástico, es justamente duro en relación con este deshonor, que clama venganza a los ojos  de Dios. Existe un pasaje, en la historia de Noé, muy expresivo en relación con esto. No sé si lo tienen en mente. 

El viejo Noé, héroe del diluvio y todavía gran trabajador, yace descompuesto después de haber bebido algún vaso de más. El anciano ha bebido demasiado. Los hijos, por no hacerle despertar en la vergüenza, lo cubren con delicadeza, con la mirada baja, con gran respeto. Este texto es muy bonito y dice todo del honor debido al anciano.  Cubrir las debilidades del anciano para que no tengan vergüenza. Es un texto que nos ayuda mucho. 

No obstante todas las providencias materiales que las sociedades más ricas y organizadas ponen a  disposición de la vejez – de las cuales podemos ciertamente estar orgullosos -, la lucha por la restitución  de esa forma especial de amor que es el honor, me parece todavía frágil e inmadura. 

Debemos hacer de todo para sostenerla y animarla, ofreciendo mejor apoyo social y cultural a aquellos que son sensibles a esta decisiva forma de “civilización del amor”. Y sobre esto me permito aconsejar a los padres, acercar a los hijos, los niños y los jóvenes a los ancianos. Acercarles siempre, y cuando el anciano está enfermo, un poco fuera de cabeza, acercarles siempre. Que sepan que esta es nuestra carne, que esto sea lo que ha hecho posible que nosotros estemos aquí. Por favor no alejéis a los ancianos, y si no hay otra posibilidad que enviarles a una residencia, por favor ir a verles y llevar a los niños a verles. Son el honor de nuestra civilización, los ancianos que han abierto las puertas.  

Y muchas veces, los hijos se olvidan de esto. Os digo una cosa personal, a mi me gustaba visitar las residencias de ancianos en Buenos Aires, iba a menudo, visitaba a cada uno. Y recuerdo una vez que pregunté a una señora cuántos hijos tenía. Me dijo que tenía cuatro, todos casados con hijos, y comenzó a hablarme de su familia. Le pregunté si ellos venían y dijo “sí, vienen siempre”.  Cuando salí de la habitación, la enfermera que había escuchado me dijo: “Padre, ha dicho una mentira para cubrir a sus hijos. Desde hace seis meses no viene nadie”. 

Esto es descartar a los ancianos y pensar que son material de descarte. Por favor, es un pecado grave. Este es el primer mandamiento y el único que dice el premio: Honrarás a tu padre y a tu madre y tendrás vida eterna en la tierra. Este mandamiento de honrar a los ancianos nos da una bendición, que se expresa en este modo de tener una larga vida. Por favor, cuiden a los ancianos, y si pierden la cabeza, cuiden a los ancianos. Porque son la presencia de la historia, la presencia de la familia, y gracias a ellos yo estoy aquí y podemos decirlo todos nosotros. Gracias a ti, abuelo y abuela, yo estoy vivo. Por favor, no le dejéis solos.  

Y esto de cuidar a los ancianos no es una cuestión de cosméticos y de cirugía plástica. Más bien es una cuestión de honor, que debe transformar la educación de los jóvenes respecto a la vida y a sus fases.  

El amor por lo humano que nos es común, incluido el honor por la vida vivida, no es una  cuestión para los ancianos. Más bien, es una ambición que iluminará a la juventud que hereda sus mejores  cualidades. La sabiduría del Espíritu de Dios nos conceda abrir el horizonte de esta auténtica revolución  cultural con la energía necesaria.

Compartir

Más noticias de Iglesia en el mundo
VER TODO

Sáb 4 Jun 2022

La CLAR anuncia miembros de la presidencia para el trienio 2022-2025

Un tiempo de discernimiento iluminado por la Palabra, confiados en la acción del Espíritu Santo y con plena conciencia de los desafíos que presenta la realidad, así se ha vivido la XXI Asamblea General de la Confederación Latinoamericana de Religiosos y religiosas (CLAR) que durante este 3 de junio escogió a los miembros que integrarán su presidencia para el trienio comprendido entre 2022 y 2025. La reunión que se viene desarrollando desde el 1 de junio en el Monasterio Santa María de la Epifanía de los monjes Benedictinos en la localidad colombiana de Guatapé, empieza a dejar los primeros frutos de los trabajos desarrollados durante la presente semana. Así la Hna. Gloria Liliana Franco Echeverry fue reelegida como presidenta, al igual que la hermana de nacionalidad argentina Daniela Cannavina que seguirá ocupando el cargo de secretaria general. Gratitud y confianza En cuanto a los demás miembros de la nueva presidencia de la CLAR, el primer vicepresidente será el hermano Olavo Dalvit de Brasil, el Segundo Vicepresidente será el Padre José Luís Loyola Abogado, MSpS de México, la Tercera Vicepresidenta, Hna. Inés Greslebin, ACI de Argentina y la Cuarta Vicepresidenta será la Hna. Carmen Ferrer, HH.C.C.S. de República Dominicana. Igualmente el organismo agradeció el servicio prestado por los miembros de la Presidencia saliente integrada en su momento por el Padre Francisco Antonio Méndez Serrano, SDB, de Venezuela en el cargo de Primer Vicepresidente; el Hno. José Sánchez Bravo, FMS, de México y Segundo Vicepresidente; la Hna. Nancy Negrón Ortiz, MBP, Tercera Vicepresidenta y oriunda de Puerto Rico; además de la Hna. María Inés Castellaro, HVN, de Argentina como cuarta Vicepresidenta. Tareas pendientes En la recta final de la XXI Asamblea de a CLAR se espera la presentación del nuevo horizonte inspirador que definirá las directrices para el trabajo del organismo durante el próximo trienio, el ícono que orientará todas las reflexiones y la celebración de la Eucaristía de envío en la que participará activamente la vida religiosa de la Diócesis de Sonsón-Rionegro. Al concluir la XXI Asamblea General de la CLAR – Confederación Latinoamericana de Religiosos, las directivas ofrecieron el siguiente comunicado [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar MENSAJE FINAL CLAR[/icon] Fuente: ADN Celam

Vie 3 Jun 2022

Así avanza la Asamblea General de la CLAR

Agradecimiento y unidad, dos palabras claves en el mensaje del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño a los miembros de la Asamblea de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR) reunida en su XXI Asamblea General Ordinaria del 1 al 4 de junio en la localidad colombiana de Rionegro. El Padre Pedro Brassesco, secretario General Adjunto del Celam, hizo presente el agradecimiento enviado por los obispos Miguel Cabrejos y Jorge Eduardo Lozano, presidente y secretario general del organismo respectivamente que junto a los directores de centros pastorales y miembros de las diferentes comisiones que lo integran se sienten profundamente acompañados por la CLAR en todo lo que se refiere al caminar de la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe. Unión y fraternidad Igualmente agradeció a la comisión directiva de la CLAR por su apoyo y presencia constante en las diversas iniciativas que Dios va inspirando para la Iglesia continental, por lo que renovó el deseo del Consejo Episcopal Latinoamericano de seguir trabajando juntos, particularmente en el desarrollo del proceso de renovación y reestructuración del organismo de comunión episcopal y que en procesos como el efectuado en la Asamblea Eclesial, demuestra los frutos de un trabajo articulado, un camino sinodal. «El Señor nos desafía en este tiempo a renovar nuestro espíritu fraterno, no solo al interior de la Iglesia, sino también con todos los hombres y mujeres, en las comunidades y lugares donde el Espíritu nos ha llevado, que podamos, en ese mismo Espíritu, ser signo de unidad y profetas de esperanza y misericordia,» indicó. Para el consagrado ese esa uno de los principales desafíos que tiene la Iglesia de este tiempo frente al cual deseó a todos los miembros de la CLAR una excelente Asamblea confiando en que será el Señor Resucitado quien se manifieste para fortalecer la entrega y misión de todos los religiosos al servicio de la Iglesia en América Latina y el Caribe. El balance, el último trienio Durante la primera jornada de la Asamblea General Ordinaria, la hermana Gloria Liliana Franco, presidenta de la CLAR invitó a darle nombre a la asamblea recordando a los más de cien mil religiosos que hacen presente a Dios en medio de las gentes a través del carisma de sus comunidades. Igualmente les recordó que el Espíritu Santo debe ser el gran invitado a la Asamblea. Frente a otro temas se presentaron los informes de la presidencia y la secretaria general correspondientes al ultimo trienio. Exposición que hizo evidente la abundancia de las experiencias y el derroche de generosidad quienes entregan su vida a Dios en el encuentro con los hermanos, particularmente con los más necesitados. Dado que se trata de una asamblea electiva la presidencia de la CLAR agradeció su servicio a la vida consagrada del continente así como su entrega, creatividad y cercanía implorando la bendición para cada uno de los miembros de la Asamblea confiando en que será Dios quien las llene de fecundidad. «Como Vida Religiosa que peregrina en América Latina y el Caribe, seguimos caminando juntas y juntos en este Camino Sinodal, sembrando siempre y constatando que todos somos CLAR», fueron las palabras de la religiosa que no dudó en recordar que la historia de la CLAR se construye con el aporte de todos sus integrantes. Los convocados A la Asamblea de la CLAR asisten 87 personas que hacen parte de las Conferencias de Religiosas y Religiosos del continente. Su objetivo es encontrarse para analizar el camino recorrido durante el último trienio (2018 – 2022) además de proyectar el nuevo horizonte que va a inspirar la tarea pastoral de la organización que estará consignado en su próximo plan de acción. Otro de los aspectos importantes de la Asamblea será la elección de las nuevas directivas, prevista para este viernes. Asisten al evento como invitados especiales el padre Pedro Brassesco, secretario general adjunto del Celam y los representantes de la Conferencia de Religiosos de Estados Unidos. Fuente: ADN Celam

Jue 2 Jun 2022

Francisco: “recemos por las familias cristianas de todo el mundo”

En consonancia con el Encuentro Mundial de las Familias que se realizará en Roma del 22 al 26 de junio, el Papa Francisco ha querido dedicar la intención de oración para este mes pidiendo por las familias. En su mensaje el obispo de Roma recuerda que la familia es el lugar donde se aprende a convivir.. Señala que el estar unido incluso en las diferencias, es una manera de evangelizar y dar ejemplo de vida. “Por supuesto, no existe la familia perfecta, siempre hay peros, pero no pasa nada, no hay que tener miedo a los errores, hay que aprender de ellos para seguir adelante”. Al recordar que el amor en la familia es un camino personal de santidad para cada uno de nosotros, pide de manera especial orar por todas las familias cristianas “para que con gestos concretos vivan la gratuidad del amor y la santidad en la vida cotidiana”.

Tags:

Lun 30 Mayo 2022

El Celam convoca a obispos y sacerdotes a Retiro Espiritual “en línea”

El Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam) tiene todo listo para celebrar un Retiro Espiritual de manera virtual, dirigido a obispos y sacerdotes de América Latina y el Caribe, desde este martes, 31 de mayo hasta el viernes, 03 de junio de 2022, distribuido de la siguiente manera: Martes, 31 de mayo y miércoles, 01 de junio solo obispos. Jueves, 02 y viernes, 03 de junio solo sacerdotes. Se contará con traducción en simultáneo a portugués, inglés y francés en plataforma Zoom, por ello, los prelados y sacerdotes de las regiones de Brasil, Haití, Antillas, EEUU y Canadá podrán solicitar el link de ingreso a través del correo [email protected] indicando la jurisdicción eclesial a la que pertenecen. También los obispos y presbíteros de regiones hispanohablantes seguirán este mismo procedimiento. El padre David Jasso, secretario adjunto del Celam, aseveró que “celebraremos este Retiro en el marco de la conmemoración de los 15 años de la Conferencia General de Aparecida, recordando que el Papa Francisco nos ha invitado a reavivar su espíritu entre nosotros”. Horarios por país Para el público en general también tendrá la posibilidad de seguir esta serie de retiros por las redes sociales del Celam y de la Asamblea Eclesial a partir de las 9:00 horas de Colombia hasta las 11:00. El resto de horarios de acuerdo a cada país queda distribuido de la siguiente manera: 08:00 – 10:00 Centroamérica 09:00 – 11:00 México, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú 10:00 – 12:00 Cuba, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Antillas 10:00 – 12:00 Venezuela, Brasil (Manaos), Bolivia, Chile y Paraguay 11:00 – 13:00 Brasil (Brasilia), Argentina y Uruguay Hacia una conversión misionera y sinodal En cuanto al objetivo de este Retiro para obispos y sacerdotes, Jasso aseguró que “al concluir la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe hemos manifestado en el Mensaje al Pueblo de América Latina y el Caribe que el itinerario pastoral que tenemos frente a nosotros nos guiará en el proceso de conversión misionera y sinodal”. Por tanto, “seguimos caminando juntos, y mientras vivimos el dinamismo del Sínodo de la Sinodalidad en nuestras diócesis, hemos celebrado el pasado 30 marzo de 2022, el Encuentro Eclesial de América Latina y el Caribe de forma virtual y de la misma manera la semana pasada, vivimos Encuentros Eclesiales Regionales donde hicimos memoria agradecida por los 15 años de Aparecida”. “Compartimos las resonancias que nos están impulsando a asumir los desafíos pastorales de la Asamblea Eclesial, este tiempo que Dios nos regala y en el que el Espíritu continúa orientándonos para buscar nuevos caminos y vivir nuestro discipulado misionero en nuestros países”, acotó. Fuente: Oficina de comunicaciones CELAM