“Premia tu Corazón” Tu ayuda es la mejor forma de decir, Gracias

Premiar tu corazón es saber y sentir que con tu ofrenda ayudas a sanar la memoria histórica de los hermanos.

Por Monseñor Juan Carlos Ramírez - El próximo domingo 28 de agosto, se realiza en la Iglesia colombiana la Campaña “Dona Nobis”, en la cual los católicos del país y las personas de buena voluntad, ayudan con su oración a la obra evangelizadora de la Iglesia. 

La expresión “Dona Nobis” se puede traducir (dona a nosotros-concédenos). Dona a nosotros la alegría de compartir tu ofrenda para que el anuncio del mensaje del evangelio se traduzca en un principio interno que está en el origen de nuestra misión y le da forma a nuestra manera de vivir y se concreta en acciones y compromisos orientados a aliviar y erradicar el sufrimiento de los hermanos. 

Concédenos, es la súplica de la Iglesia que necesita de tu generosidad para poder sostener en el tiempo la acción pastoral, para que el clamor de los más necesitados encuentre una respuesta que les permita sentir la inmensa y paternal caridad con la que Dios les ama. Desde el evangelio, nada puede justificar la indiferencia ante el sufrimiento ajeno, como bautizados, tenemos el compromiso de ayudar a difundir el evangelio y esto implica oración, discipulado, generosidad de tiempo y de recursos para sostener proyectos, personas, acciones a favor de quienes en el anuncio salen al encuentro y tienen “hambre” y debemos darles de comer. Hacerlo es “premiar tu Corazón y tu ayuda es la mejor forma de decir, Gracias”.

Premiar tu corazón es asumir las resonancias que suscita la palabra «corazón» en tu vida de bautizado. El corazón es lo que se halla en lo más interior; en lo íntimo del hombre se hallan, los sentimientos, pero también los recuerdos y los pensamientos, los razonamientos y los proyectos. El corazón del hombre designa toda su personalidad consciente, inteligente y libre.

En el ejercicio de esa libertad, compartir con la Iglesia de manera oblativa, tu ofrenda; es permitir que hombres y mujeres que han hecho una opción de vida de servicio a los pobres, puedan seguir tratando de aliviar, con el anuncio del evangelio y acciones de promoción integral de las comunidades, el dolor y la necesidad de quienes poco pueden esperar de unas estructuras sociales injustas y con frecuencia corruptas. Premiar tu corazón es saber y sentir que con tu ofrenda ayudas a sanar la memoria histórica de los hermanos.

Si Dios es un misterio de misericordia y compasión hacia sus criaturas, cuanto más, debe ser alegría para nosotros acoger, introducir y desarrollar esta compasión, “Dios es caridad y quien permanece en la caridad, permanece en Dios. Ama, pues, al prójimo y en él, verás a Dios”, San Agustín de Hipona.

Dona Nobis, una oportunidad para “Premiar tu Corazón”.

Monseñor Juan Carlos Ramírez
Director Financiero y ecónomo 
Conferencia Episcopal de Colombia

 

Posted by editorCEC2

Ingresa